Urbanizaciones: La gran mentira.

Tal día como el 12 de enero, pero de 1874, se rindió el Cantón Independiente de Cartagena. Experiencia frustrada y aleccionadora de la división territorial y política loca  e insolidaria. Efeméride coincidente con las manifestaciones realizadas por varios representantes de las juntas de gobierno de algunas urbanizaciones que comienzan a difundir la idea de que estas realidades municipales se deben separar del Ayuntamiento. Este planteamiento puede parecer una subida del tono en el que se expresa la incomodidad o el cabreo por unos nuevos presupuestos municipales, en los que se vuelve a comprobar cómo servicios de responsabilidad municipal no están dotados o si lo están es al mínimo, y no para su atención en las urbanizaciones.

Un análisis de las actuaciones y el perfil de los defensores de las ideas segregacionistas permite preguntarse sobre si no son mas que una parte del coro patrocinado por la señora Alcaldesa, quién dirige una partitura escrita por los Servicios Técnicos Municipales y con la música legal ideada por los Servicios Jurídicos internos y externos. El estribillo es algo parecido a que “las urbanizaciones son territorios privados y de su mantenimiento se han de encargar los vecinos domiciliados en cada unos de ellos”.

Con las variaciones de cada momento y  la relevancia circunstancial de unos u otros actores de esta trama de gestores y asesores  municipales  se ha venido adoctrinando, convenciendo y colocando en las juntas a nuevos valedores de La Gran Mentira. 

OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

En la actualidad los vecinos domiciliados en las urbanizaciones son el sesenta por ciento de la población empadronada. Pagan al año más tres millones de euros en gastos de mantenimiento de los servicios que son de competencia municipal, además del IBI, impuesto con el que se deberían cubrir las responsabilidades municipales también de las urbanizaciones.

Con el fin de facilitar este debate no voy a entrar en otros pormenores que irán apareciendo sucesivamente, seguro que también en otras colaboraciones. Sí hay que recordar que existe toda una estrategia desarrollada en la sombra municipal para que las oportunidades de negocio no se pierdan, siguiendo la filosofía de la madrina Aguirre, en Valdemorillo con los planes del Canal, con la seguridad privada, con las obras públicas, con los cambios de usos encubiertos, con la construcción sin control o “controlada” por los poderes municipales.

Parodiando a los clásicos “nacionales”, podemos decir que  Valdemorillo es una unidad de destino municipal, por más que se empeñen en vender que somos una república cantonal.

Siguiendo los pasos del maestro Guardiola, volveremos sobre este asunto.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s