Agua, mentiras y negocios

Hace tres años se propuso la apertura de tres mesas de dialogo sobre cuestiones de especial dificultad en la gestión de este municipio: sobre las urbanizaciones, sobre la hacienda municipal y sobre el agua. En momento alguno se dio oportunidad a la puesta en común, al dialogo con la participación vecinal y las fuerzas políticas en presencia.

Aquel propósito caducó con la llegada de la nueva corporación, con su persistencia en la gestión arbitraria y el ocultismo. Coherente comportamiento con su trayectoria y su incapacidad, frente al que no queda más que evidenciar los datos que nos permitan avanzar en soluciones.

Al retraso electoralista en la revisión catastral y sus brutales repercusiones económicas, se suma ahora el intento de la Sra. Alcaldesa de montarle el negocio al Canal de Isabel II con el pretendido proyecto de sustitución de las redes de distribución de agua en las urbanizaciones. Sin vergüenza alguna manifiesta ahora lo contrario de lo que recoge su programa electoral. Ella y su escudero no se han cortado nada en las sesiones que han montado con los ejecutivos del Canal y los representantes de las urbanizaciones, donde dicen que “las circunstancias han cambiado y que los propietarios deben hacerse cargo de esta operación”. Un negocio de más de trece millones de euros que pretenden se le regale al Canal. Del coste cero para los propietarios se ha pasado al coste con muchos ceros a la derecha en la cifra del negocio en marcha. Claro que esto era lo que ellos pretendían pese a los compromisos electorales. Mintieron y mienten, primero por los votos, ¿Y ahora, por qué?

La Sra. López Partida y el Sr. Coba, cual comerciales de la empresa pública en vías de privatización, por iniciativa de la “liberal” Aguirre, presionan como ya hicieron en 1997, cuando se tuvo la oportunidad de una negociación global. Entonces, como ahora, el Ayuntamiento pretende seguir negando su responsabilidad legal, la de la distribución del agua. Entonces, como ahora, suman su esfuerzo al negocio que pretende realizar el Canal, pues lo que quieren ya está pagado por los vecinos. Más de cinco millones ocultos pagados en las facturas liquidadas al Canal en diez años. Mas lo pagado en los recibos de “mantenimiento”, el otro montaje. Más lo pagado cuando se adquieren las propiedades, pues están urbanizadas.

Para una mejor comprensión de esta cuestión se incorpora, en el apartado de documentos de esta página, el que recoge de forma amplia el estado de esta cuestión: El agua como bien social.

Luis Chamarro

(Más información en DOCUMENTOS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s