El PPOE, ¿Producto local o franquicia negra?

La realidad política en Valdemorillo, en los últimos años, ha dejado sobradas pruebas de una práctica, unos modos de hacer, muy preocupantes. Claro que habiendo por medio dos partidos nacionales, con sus correspondientes estructuras regionales, nada de lo acontecido aquí, como en otras circunscripciones, les es ajeno a su responsabilidad tutelar.

Es muy frecuente escuchar que este pueblo es lo peor, que no hay cosa igual y que tenemos lo que nos merecemos. Lamentos que igualmente se producen en otros municipios vecinos o distantes. En todos hay problemas que pueden hacer desesperar a cualquier ciudadano, más cuanto más alejado se está de  cualquier tipo de  implicación en sus soluciones operativas. Es evidente que participar en política no es obligatorio, pero cuantos menos lo hagan  más facilidades  habrá para los buscadores de oportunidades, de negocio o beneficios  ajenos al bien general.

En nuestro municipio ha habido un catalogo de situaciones variopintas a lo largo de las diferentes corporaciones democráticas: alcaldes bajo siglas diferentes; alcaldes inhabilitados; alcaldes expulsados del partido por el que se presentaron; partidos que presentan otras listas “independientes” con afiliados suyos; partidos independientes que se dividen; partidos divididos en los que una parte hace campaña por el partido contrario,… Lo dicho, un catálogo. El caldo de cultivo ideal para el medraje del virus  PPOE. 

Estas siglas, PPOE,  no representan una organización registrada, legalizada o inscribible. Es una realidad que se nutre de actuaciones, objetivos,  formas y entendidos. En algunos casos se pueden identificar a sus más representativos ejemplares, aunque en la mayoría de los casos procuran permanecer de una segunda fila de la acción política o social. Junto a ellos, más bien por debajo de ellos, hay un pequeño ejército de beneficiados chusqueros o aspirantes de fortuna. Estos últimos beben las malas artes de la política hasta por los poros de la piel.

PPOE parece  un solapamiento orgánico de las dos grandes fuerzas políticas. Desde luego no es la suma de lo mejor de cada casa lo que podrían insinuar las siglas. Ni una definición, desafortunada, de un posible centro político. Se desglosaría:

Promotores de negocios

Profesionales del resquicio legal

Oportunistas de la política

Emboscados quintacolumnistas.

Como digo al principio, en el ámbito local, como es el caso de Valdemorillo, pero no solo aquí,  es posible la existencia de estos negociados como parte de algo más amplio. Otro hacer superior que permite o promueve estas franquicias, con lo que ello comporta: Canon de entrada, gastos, beneficios compartidos y apoyo mutuo.

En los últimos doce años de Valdemorillo ha habido un elemento dinamizador de estas actuaciones, aunque en determinados momentos pudiera parecer que era víctima o ajena: la señora López Partida. Bajo su lema “el auténtico progreso es saber renovarse”, ha recorrido estos años travistiendo o mutando  cuanto fuere necesario hasta  llegar a la infección absoluta  de  la gestión de este municipio. No ha hecho lo que debía y debe lo que no está escrito.  En el PPOE local se la reconoce como algo más que lideresa.  

De lo dicho  hay para seguir hablando meses.

 

Documento adjunto: miembros de las corporaciones democráticas en Valdemorillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s