Es cero o uno (Carta abierta a Tomás Gómez)

Cuando alguien habla de diversidad se olvida de que la naturaleza human@ es bipolar solamente: es masculina o femenina, es blanco  es negro, es de arriba o de abajo es de derechas o de izquierdas, es del pueblo o forastero, nacional o extranjero, es creyente o incrédulo, es cero o es uno. La cibernética y las matemáticas nos han informado de la gran utilidad de esa característica “binaria” para desarrollar los avances más importantes en la ciencia y las posibilidades de creatividad que ello permite a cualquier especie del mundo hasta ahora conocido.

Las grandes ignorancias de los conocimientos científicos producen fantasmas en la sociedad humana que, creyéndose desarrollada, inventó soluciones diversas para “andar por casa”: inventó primero la mitología, luego las religiones, luego las ideologías, después los nacionalismos y al final la ética. Los hombres creen moverse mejor que el resto de las especies naturales gracias a esas “muletas” y con ellas se creen superiores a los minerales, vegetales o al resto de animales.

Pero cometen un error grave de principio y es que aquellas soluciones por ellos elaboradas (mitos, dioses, ideales o moral) han sido las causantes de un fenómeno antinatural que es LA GUERRA, la cual han perfeccionada a niveles “óptimos” en su lenguaje económico: ahora se dispone de utensilios bélicos capaces de destruir la naturaleza de este planeta CIEN VECES (¿No podrían haberse conformado con fabricar armas para destruirlo una sola vez? El resto es despilfarro y sobra).

Pero mi argumento no va en línea del antibelicismo que, por cierto, es sólo de palabra y no de hecho, puesto que ahora ese movimiento en contra de la guerra no es más que otra “ideología” más, capaz de emprender otra guerra en nombre de otros dioses con tal de eliminar del mapa a todos los que no piensan como ellos. Esa es otra de las características , o de las consecuencias, de aquella bipolaridad que menciono al principio: o estás conmigo o estás contra mí, o amigo o enemigo, o de los Lancaster o de los Plantagenet, ortodoxo o hereje.

En la naturaleza todas las especies están continuamente aprendiendo, lo cual va conformando a sus comportamientos con arreglo a programas útiles para subsistir toda la especie. Pero al conformar sus programas van también conformando su propia naturaleza, adaptándose al medio en el que les toca vivir: es la ley de la supervivencia.

Las organizaciones humanas se olvidan frecuentemente de su carácter bipolar y no saben que hacer con el mismo. En este puñetero pais de María Santísima somos especialistas en ello y andamos siempre de guerra civil en guerra civil (desde mucho antes de Viriato y de los hijos de Vitiza) por una simple razón: no sabemos matemáticas y no tenemos en cuenta que la probabilidad de que salga cara es el 50% y de que salga cruz es también el 50%, lo cual hace que en una población suficientemente numerosa siempre la mitad será de un bando y la otra mitad del otro, con lo cual la guerra siempre está servida. Insisto en que eso ocurre en las organizaciones que no saben matemáticas y no son conscientes de nuestro carácter bipolar.

Pero ya está bien de hablar en abstracto y es hora de bajar al ruedo de Valdemorillo, tan famoso por sus fiestas taurinas y sus guerras “fratricidas”. El PSOE de este bendito pueblo celebró ayer su FIESTA DE TOROS después de tres largos años de desentendimiento. Se trataba de elegir una Junta Ejecutiva (o Directiva) que condujera  a buen puerto los proyectos del Partido Socialista de Madrid (PSM); los cuales, no podría ser de otra forma, consistían en resolver los problemas de los ciudadanos de Valdemorillo (de todos, se supone, no sólo de los socialistas).

Pues bien, como los socialistas de Madrid tampoco saben matemáticas, ni tienen conocimiento del carácter bipolar del género humano, no habían aplicado ninguna medida de análisis de los fenómenos, ni de estudio de las situaciones, ni trabajado un “pijo”, salió lo que tenía que salir: no diré que resultaron simplemente dos grupos irreconciliables, sino dos grupos rotundamente enemistados a “muerte” que ni se saludan por la calle, con el resultado de 19 votos “cara” y 19 votos “cruz”, lo que no significa un empate técnico, como dicen los encuestadores, sino un PARTIDO NULO.

Y lo de partido lo utilizo aquí en el sentido metafórico (partido de futbol o cualquier otro deporte) como en el sentido literal de partido político. El PSM, en lo referente a Valdemorillo, se ha demostrado como Partido Nulo, porque los miembros de ese partido en este pueblo han sufrido su ausencia en todos los sentidos durante estos años de “travesía del desierto madrileño”.

Su responsabilidad, las de las Ejecutivas Regionales del PSM, nos lleva a todos los madrileños (y a los de Valdemorillo en concreto) al sufrimiento creciente de tener que padecer todas las DESESPERANZAS posibles, tanto las “Aguirres “como cualquier otra. Pero ya se nos está acabando la paciencia a muchos madrileños (“Quosque tandem Catilina…”) y tenemos que pensar que “tanto monta, monta tanto PP como PSOE, debiendo desviar nuestra mirada hacia otro lado: ni izquierda ni derecha (IU no cuenta pues reune todos los dados con los que juegan los otros dos).

En cualquier caso quede claro que la única fuerza que nos queda es la propia, la individual y disponemos de una postura clara: los jueces nos marcan la pauta, sólo queda el remedio de la huelga, en este caso sería una huelga política; si las Administraciones no sirven para nada, porque los políticos juegan a cara o cruz con nosotros ¿para qué tenemos que subvencionarles gratuitamente? Con su pan se lo coman y no con el nuestro.

Propongo la huelga política indefinida y con todas sus consecuencias que de ella se deriven. ¡Yo me adhiero a la huelga de jueces! ( y a la de los parados y a la de las salas de espera sanitaria en hospitales y la los de falta de escolaridad y a la del fracaso escolar generalizado y a las de subidas de precios arbitrarias de los monopolios de la energía y a los de faltas de alternativa para los jóvenes y a las de aquellos que sufren violencia de todo género y a las generadas por todos los etcéteras que sufren por la INOPERANCIA de las Administraciones porque los políticos no saben matemáticas.

M.A.R.                      

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s