Las familias o la conjunción del poder político y económico.

Por deformación profesional, tengo la sensación de que siempre intento buscar una explicación a las cosas, incluso aquellas que la tozuda realidad las mantiene vivas en el tiempo, me tropiezo con alguna conclusión interesante. Realmente, nada existe que no tenga una explicación y la posibilidad de buscarla.

Lo cierto es que la libertad y la democracia nos permiten expresarnos con la sinceridad que nos posibilite llegar a alguna conclusión sin necesidad de utilizar contenidos epistemológicos complicados, simplemente: la observación y el sentido común que por desgracia muchas veces es el menos común, es suficiente.

Después que cayera en mis manos un estadillo del pueblo sobre las personas ¿y sus ideologías? , (Yo cada vez me siento más descreído de la ideología socio-política que se ha suplantado por la socio-economía y la cultura del “pelotazo”).

Sin ser mi intención dañar a nadie, ni tan siquiera llagar a obtener conclusiones, ni juicios de valor, tan sólo dar soltura a mi imaginación investigadora y reflexionar por escrito, incluso a riesgo de confundirme en la forma pero no en el fondo. Pues bien, aquellas personas que ocuparon posiciones de poder político tienen apellidos tradicionales de la localidad que pueden ser situados en la rama del árbol genealógico en una posición desubicada en el tiempo pero no en la historia.

Partiendo de esta información me permito reflexionar con ayuda del el lector, después que cada cual pueda sacar sus propias conclusiones,  preguntarse sí: ¿Lo pasado, lo vivido corresponden al proyecto de la vida que quisimos o de la que merecemos?

La metamorfosis de las elites familiares, ¿contribuyeron a mejorar la vida del pueblo o a obtener una buena posición personal y familiar? Por supuesto estoy hablando de la historia post franquista, de la historia reciente de Valdemorillo. Analizando en cada período su capacidad de mantenerse en el bloque y de concentrar el poder político y económico.

Hay que tener en cuenta, que lo mismo que en otras poblaciones, la importancia que cobran las redes familiares a lo largo de la historia como estructura de larga duración, tiene que ver con las alianzas a través del matrimonio o los negocios. Es una correlación de fuerzas en el bloque de poder que les permitió seguir ejerciendo el control sistemático del pueblo.

El principal factor de acumulación de poder político, también el económico, debió estar determinado por el del cargo político local. “Comprando”, posteriormente, otros propios del gobierno a través estrategias matrimoniales que irían configurando una amplia tela de araña que se fortalecería mediante relaciones de consanguinidad; extendiéndose verticalmente y a través de lazos agnaticios, como mecanismos de proximidad del poder político y económico.

En casi todos los pueblos, la familia “notable” actuaba como entidad colectiva básica y principal institución de acumulación y concentración de poder. También, a su vez, como mecanismo de reproducción ideológica concreta. La endogamia de las redes familiares y mecanismos de movilidad ascendente vinculados principalmente al factor social, al estatus y a la riqueza van a ser los elementos determinantes para la configuración del vértice de la familia como empresa básica, como grupo relacional, como entidad colectiva y como estructura de poder a través de las relaciones interpersonales que se establecen entre su grupo con el resto del pueblo.

El poder que va a ser el elemento aglutinador a nivel ideológico y político va a recaer sobre sus intelectuales orgánicos, cuya función principal será asegurar a su red familiar, la hegemonía social y el control político, legitimando así, su dominación en el poder.

Otro hecho relevante es  que les permitió sobrevivir, en períodos de crisis económica y de vacío de poder fue su capacidad de diversificar su economía y los mecanismos que mayor fortaleza confieren a las redes familiares que hicieron que se constituyeran en élites permanentes: el ejercicio del poder y la combinación con otros tipos de dominio y formas de legitimación.

Tradicionalmente estas redes familiares han ejercido un dominio tradicional y carismático respecto de los grupos subalternos, que se tradujeron en un tipo de relaciones  de clientela y una subordinación basada en la lealtad y el compadrazgo.

Estamos en pleno siglo XXI. Valdemorillo no debe ser lo que fue, sociológicamente ha debido cambiar, pero se efectuó alejado del compromiso social, pragmático y algo pasota. Sigue quedando algo del pasado Yo sinceramente considero que existen bolsas tradicionales, fundamentalmente en el casco urbano del pueblo que conocieron anterior la experiencia y que han seguido practicándola. Las urbanizaciones se mueven impulsadas por la gestión que actúa sobre ellas y como actualmente comienzan a tener mucho peso electoral, son caldo de cultivo para buenas promesas, a sabiendas, que no puedan ser cumplidas. Léase la situación en que se encuentra Cerro 2, hace años municipalizada y abandonada a su deterioro natural.

Como he dicho con anterioridad hay un hecho que me llama la atención el color político e ideológico es poco importante a la hora de tocar poder, eso me “rechina” y me permite pensar en la existencia de posibles intereses espurios, lamentablemente para todos de actualidad.

Con tiempo pienso seguir investigando en algún punto en concreto que nos permita conocer más del pasado y el presente de nuestro actual pueblo.

           

G.M.

Ver Nomenclator electoral (1979-2011)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s