Sesión de Pleno municipal movidito.

El del 16 próximo pasado. Según quedó claro por todos los grupos municipales, el orden del día fue alterado sobre el propuesto por la presidencia, por acuerdo de la Sesión Informativa. Un punto referente a propuesta de modificación puntual de la Normas Subsidiarias, en el uso de los locales que actualmente ocupa el supermercado de la cadena UNIDE, propiedad de la familia de Lorenzo Bravo.

Parece que en la sesión informativa se tomó el acuerdo de no incluirlo en el orden del día 16, porque faltaba un documento del arquitecto municipal que justificara la modificación solicitada por la sociedad propietaria. La concejala del grupo PIVALDE, señora Villanueva, protestó porque en el momento en que se tomó el acuerdo ella no estaba presente, por lo que carecía de la información preceptiva. Esta protesta trajo que se debatiera el punto, sin estar en el orden del día, aunque el resultado final fue el mismo, es decir, que se esperase el informe técnico para poder debatirlo con suficiente conocimiento de causa por todas las partes. No obstante quedó en el ambiente la sensación de que se pedía más que una modificación puntual, puesto que habiendo algún local más, cuyo uso estaba fuera de lo que las normas permitían, se hacía un “totum revolutum”, para cambiar la normativa en todo el Polígono Industrial La Gazuela.

La propuesta de la familia Bravo tenía una razón muy poderosa, en el hecho, que podía demostrar, de que todas las licencias, modificaciones de proyecto y demás documentación estaban avaladas por los informes del arquitecto municipal, en base a los cuales el Ayuntamiento expidió las licencias correspondientes. La Comunidad de Madrid se había inhibido a favor del Ayuntamiento, por cuanto la dimensión del local no alcanzaba al mínimo exigido por la normativa para “grandes superficies” y por lo tanto la competencia y la responsabilidad pasaba a ser de este último. (Ver en Documentos: Licencia de obra para Nave Industrial)

El nudo gordiano que mantiene indeciso al Ayuntamiento estriba en que, si se autoriza el uso comercial y se niega a los demás propietarios que pudieran demandarlo, se estaría ante una injusticia manifiesta, mientras que si se negara a la familia Bravo, después de varios años de solicitada la licencia de apertura, sin contestar y con todos los informes a favor, desde la primera licencia de obras, la injusticia sería contra uno solo, pero no por ello menos responsable.

El asunto es difícil, pero esperemos el informe del señor arquitecto municipal y podremos ver con mayor claridad. Solo hay algo claro hasta ahora, que las licencias concedidas y pagadas, incriminan al Ayuntamiento. El propietario actuó, ante la demora de tres años en conceder la licencia solicitada.

 

Ver documentos: LICENCIA DE OBRA PARA  NAVE INDUSTRIAL

R.G.H.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s