Las Urbanizaciones de Valdemorillo.

¿El hombre es un animal racional como decía Aristóteles?, actualmente yo  no lo tengo tan claro, todo depende del significado de racional que suponga comportarse con arreglo a normas inteligibles, regulares y coherentes, resguardando nuestro bienestar y prescindiendo lo que resulta desagradable. Con arreglo a este simple axioma, se ha montado una sorprendente teoría, que la mayor parte de las veces, no se cumple. Racionalidad significa adhesión regular a unos principios previsibles. En materia de política, la conducta humana es aún menos procedente cuando empaña la racionalidad de los electores.

¿Es racional lo acontecido en la asamblea de Ampliación de Cerro de Alarcón?, ¿donde asistió un concejal desatinado, pero interesado y la ausencia de casi todos los vecinos? No, se pretende seguir manteniendo una entidad innecesaria por imposición, con ayuda de muy pocos vecinos cómplices y en detrimento de la libertad de elección y los  intereses generales de los próximos.

Ampliación de Cerro de Alarcón desde hace años está municipalizada. Con la “complicidad concernida” de menos de media docena de vecinos y con  la ayuda incumbida del equipo municipal del Ayuntamiento, se  pretende, a toda costa, mantener una Entidad Recaudatoria que debiera ser voluntaria o haber desaparecido hace años.  En la pasada asamblea,  con presencia “virtual” de varios miembros de la Junta Gestora, se pretendió perpetuar el “statu quo”, con la connivencia de un representante municipal, eligiendo candidatos ausentes por sorteo “digital” en base a unos estatutos no legitimados por el mismisimo Ayuntamiento. (es absurdo normalizar lo legalmente imposible) Los elegidos con la colaboración del regidor Coba y cuatro de los vecinos implicados de la anterior Junta, podrían articular  un nuevo equipo de gobierno con el control municipal y  seguir propugnando la Entidad de Mantenimiento  avocada al fracaso, por baja voluntaria de los vecinos a una Entidad demostradamente inútil e innecesariamente forzada. Esta situación debería animar a los vecinos de Ampliación de Cerro de Alarcón a  no seguir pagando una cuota infundada. Ampliación de Cerro de Alarcón está recepcionada desde hace años, en contra de lo trasmitido públicamente por el concejal Coba, cuya credibilidad ha sido ampliamente cuestionada. Con estos antecedentes, cualquier vecino que se declare voluntariamente excluido de la Entidad Colaboradora debería contar con el apoyo de la Jurisprudencia del Tribunal Supremo. Entonces los gastos quedarían a costa de las conciernas del resto de los vecinos que libremente deseen seguir pagando sus cuotas.

Todo este montaje propiciado por el Ayuntamiento y sus cuatro cómplices, irá abatiéndose como un castillo de naipes y en su caída deberá impeler  responsabilidades de aquellos que llevan tergiversando años con una pesima gestión los intereses vecinales a costa de cerca de 300.000 euros de aportación de los  vecinos de Cerro 2 cada año.

Primero ampliación de Cerro de Alarcón y detrás el resto de las urbanizaciones de Valdemorillo despertarán del letargo irracional, para tomar conciencia de una realidad que desde hace años debía haber sido neutralizada por la autoridad.

Sra. Alcaldesa, con todo mi respeto, no se involucre en este asunto y valore el impacto que puede producir una designación directa de miembros de una nueva Junta Gestora, sin estatutos1 y favoreciendo la creación  de ciudadanos de dos categorías. Me imagino conocerá que nuestra Urbanización ha cambiado socialmente. Es un “nuevo barrio dormitorio” de Madrid, con algún pensionista jubilado, cada vez menos segunda vivienda y familias jóvenes que han preferido la parcela al pisito y están pagando una hipoteca. Además los vecinos queremos vivir tranquilos, por ello hemos elegido democráticamente una  Administración voluntaria que debe repartir justicia y tiene la obligación de informar al ciudadano con transparencia de su pésima situación económica, para hacernos coparticipes (es imposible que el vecino este informado, poniendo los plenos a una hora de imposible asistencia ciudadana, los lunes por la mañana). El elector es sabio y sabrá colocar las cosas en su sitio, “arrimando el hombro” si es necesario, y exigiendo el costo político que corresponda a la pésima gestión de la cosa pública.  La “Razón pura”, termina buscando su camino, abriéndose paso, sorteando todos los impedimentos con su fuerza y la experiencia en si misma y desde de si misma. Kant, consideró que es fundado su uso cuando: se está confinando o coartando el legítimo conocimiento justo debido, posicionado la Gestión desde un enfoque opaco. Manteniendo algunos privilegios en beneficio de una minoría poderosa  y desoyendo, la mayoría de las veces, las justa reclamaciones de los vecinos por escrito.

Las Asociaciones de Vecinos, con inscripciones y aportaciones voluntarias, serian una alternativa razonable a las Entidades de Mantenimiento y un contrapeso necesario para el desafortunado interés partidista.

Abran bien los ojos y que todos seamos felices.

JGM’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s