El tiempo nos pondrá a cada uno en su sitio. Carta abierta al concejal socialista Luís Herranz.

Querido Luís:
Has madurado y te has hecho un poco más sabio, te diré, que de ello, no tengo ninguna duda, como tampoco dudo que esa razón y tu concejalía en una difícil oposición sigues asumiendo con dignidad y tesón tus responsabilidades políticas.
Había que buscar a alguien con autoridad moral y política para agitar las aguas estancadas y renovar el aire y, ese alguien deberías haber sido tú, por tu valía personal, tu preparación académica, capacidad de trabajo y entrega. Tu honestidad debe ser reconocida por el pueblo, dedicas muchas horas a un trabajo incomodo pero imprescindible para trabajar por Valdemorillo. Desgraciadamente, para las personas como tú el pueblo, que adquiere una inercia natural, ha preferido dejarte en una incomoda oposición.
Como conoces soy un antiguo luchador por las libertades democráticas pero jamás  he militado ni militaré en ningún partido político que me corte las alas de libertad. Desde luego, ahora no es el mejor momento para la credibilidad partidista y particularmente lo celebro, pues debe producirse una catarsis que acerque nuevamente la política al pueblo. Desgraciadamente, ahora el objetivo fundamental de los políticos es el poder y una vez conseguido velar por los intereses personales y/o de su partido. Tú eres consciente de que si todos somos necesarios y unos más que otros, nadie es imprescindible. Tú eres consciente de que te ha llegado la hora de la verdad al tener que jugarte el ser o no ser, interpretando el papel duro de ejercer de autentica oposición en Valdemorillo, intentando que se ventile el consistorio, trasmitiendo al pueblo tus avances en el conocimiento de una realidad negada al ciudadano.

Hoy, pese a tus ligeras meteduras de pata (no de mano), que bien mirado son pocas y leves, sigues manteniendo intacto todo el crédito que nos mereces como hombre honesto donde los haya. Hoy, sigues gozando de todo nuestro respeto y apoyo al ver que, si quieres, puedes abrir una amplia avenida al sumar esfuerzos y voluntades cívicas que le den un mayor contenido y proyección a toda tu trayectoria constructiva para  conseguir un Ayuntamiento más limpio más efectivo, menos político y fundamentalmente próximo a la realidad con la transparencia debida al ciudadano. Estoy plenamente convencido que no serías un gran político pero sí un buen Alcalde  que no mirarías a tu ombligo sino a las necesidades del pueblo y que te marcharías cuando no fueras necesario.
Tú sabes que no te será fácil pero debes sortear hábilmente, tanto las zancadillas y trampas de los propios, como los cantos de sirena y los ataques inmisericordes de “los arpías del pueblo”, pero tu eres imaginativo, capaz de bucear en vacío de la sociedad de Valdemorillo, y ser el “viento del pueblo” al identificarse con él y participar de sus sueños y aspiraciones, defendiendo sus intereses más genuinos con pleno conocimiento de causa. Algo que sólo será factible si la política recupera su dignidad y creatividad, su credibilidad para generar nuevas ilusiones y esperanzas.
Cuando el PP de Pilar gana por goleada, está claro que algo no funciona, que si los viejos esquemas y clichés de la izquierda ya no sirven, menos nos sirven los trepas y zánganos sin principios, sin oficio ni beneficio, que hacen de la política su tabla de salvación y su seguro vitalicio.
Hoy, la sociedad civil cada vez más diversa y compleja necesita y exige unos partidos de nuevo cuño, capaces de servir a sus necesidades y canalizar sus aspiraciones, unos partidos democráticos y transparentes en su funcionamiento orgánico, unos partidos que no olviden sus orígenes y su razón de Ser, unos partidos que sepan recuperar los valores y anhelos más humanos y profundos, y siempre actuales; la paz y la libertad con la democracia y la justicia social y económica que nos permita hacer bandera de la defensa de los derechos humanos, anteponiendo -a toda otra consideración- el derecho a la cultura y a la enseñanza, a la medicina gratuita y a una vivienda, a una vida digna.
Partidos con vocación de ser el medio necesario, jamás el fin, más honesto y solidario para poder encarnar y defender en toda circunstancia y lugar las transformaciones más profundas que se operan en el seno vivo y cambiante de toda sociedad civil. Partidos que, al abrir sus puertas y sus ventanas de par en par, permitan que entre savia nueva y circulen las ideas enriqueciendo y elevando el contenido del debate político. Partidos que vuelvan a hacer POLÍTICA.
Luís, tuya es hoy la opción y la palabra sabiendo que de cómo tú juegues tus cartas depende hoy tu futuro, pues el alma y el cuerpo social del pueblo son inmortales y más pronto o más tarde se sacudirá el lastre para levantar el vuelo sobre las tétricas y tristes gaviotas.
Con un fuerte abrazo, un beso y una flor, queda a tu entera disposición para cuanto te haga falta.
JGM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s