La política si es posible.

He leído con el detenimiento que se merece su carta abierta  a mi compañero Luís Herranz, y no he llegado a enterarme si sus halagadoras palabras han sido publicadas para enaltecer la figura de Luís o para denigrarla. Es posible que haya sido para lo primero, pero no se puede evitar  la duda, que procede de ese otorgamiento o reconocimiento que Vd. le hace de  su mayor sabiduría y madurez, como consecuencia de su labor como concejal. Yo he pensado que tal vez esa tendencia a evaluar a las personas y publicar su criterio, debe ser consecuencia de una deformación profesional, al considerar a todo el mundo como alumnos suyos.

Estoy de acuerdo con Vd. en que la ingente labor que Luís está desarrollando en el consistorio de Valdemorillo es de una calidad que no se conocía en este pueblo, pero eso no quiere decir que sus capacidades intelectuales no fueran conocidas e  indiscutibles mucho antes de ser concejal. Nuestro trabajo nos costó convencerle que encabezara la lista del Partido Socialista en las elecciones Locales de 2007; hasta que conseguimos que aceptara sudamos lo nuestro, pero creímos que Valdemorillo se lo merecía. Por cierto la confección de aquella lista nos costó la división del partido en dos, porque siempre hay personas que no ven más allá de su propia conveniencia. Perdimos las elecciones con la “ayuda” de los disidentes de nuestro partido, pero conseguimos poner al frente de nuestro Grupo Municipal a la persona más capacitada de este pueblo, seguida de la concejala Teresa Lázaro que también es un peso pesado en la política y ahí se van viendo los resultados que hasta a Vd. impresionan.

Un desacuerdo con su criterio, que de todo hay en su carta, es el menosprecio que hace de los políticos. Habla Vd. de los trepas y zánganos que hay en la política y que efectivamente los hay, pero esos no son políticos, son zánganos o algo peor. La política es el trabajo duro y casi siempre incomprendido por los ciudadanos, que se hace por vocación, la política limpia se distingue por la manera con que se ciñe al cumplimiento de las leyes en beneficio del ciudadano y si ello comporta el ejercicio del poder, al verdadero político se le nota que lo hace con la mayor humildad viviendo preocupado constantemente por el beneficio de aquellos a los que representa. La pertenencia o no a un partido político es consecuencia de que la unión de los que tienen un mismo esquema del pensamiento político refuerza y renueva cada día la voluntad de servicio. He oído muchas veces que el estar enmarcado en un partido político limita la libertad y hay personas como Vd. que aprecian más la libertad personal que la de sus conciudadanos; esto, efectivamente es un lastre pero los que militamos sabemos que la cooperación en grupo requiere de una disciplina que aceptamos con arreglo a unos estatutos que se elaboran por todos, pero eso sí, sabemos de nuestro derecho a que sean respetados, sobre todo por las personas que tienen responsabilidades orgánicas en el partido.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s