La alcaldesa nos quiere privatizar

Empecemos por doña Esperanza. Como es sabido, a finales de diciembre del pasado año, la presidenta de la Comunidad de Madrid anunció su expreso deseo de privatizar el 49% del Canal de Isabel II.

El Canal es la empresa que embalsa, trata, distribuye y depura el agua de toda la Comunidad, agua, para el que no lo sepa, que es la de mejor calidad de España, junto con la de Granada.

Pero no se trata, aún siendo importante, de la calidad del agua, se trata de que el Canal, es decir, todos los madrileños, es –somos- propietarios  de una elevada cantidad de terrenos de alto valor ecológico y natural, además del económico; es, también, sujeto de beneficios –por ejemplo, en 2007, 80 millones de euros- que se destinan –al ser beneficios de todos nosotros- a obras tales como la línea 10 del metro, los Teatros de Canal, la famosa Calle 30 de Gallardón y un sin fin de actuaciones beneficiosas para todos los madrileños.


ESPERANZA, ENAJENA
Todo esto es lo que doña Esperanza nos quiere enajenar, asegurando que si la privatización se lleva a cabo, no subirá la factura del agua (?), y que con la venta de ese 49% se podrán acometer obras que nos beneficiaran a todos, ocultando que al privatizar, como ya se ha visto en otras operaciones del mismo corte, los beneficios van a los accionistas y las deudas se socializan.  

¿Qué ocurrirá con los terrenos arriba citados, una vez privatizados? ¿Seguirán siendo ecológicos y naturales o, como ocurrió con los terrenos de Islas Filipinas, se destinarán a campos de golf, o a la construcción de chales de lujo?

No es la primera vez que el apellido Aguirre se relaciona con actuaciones tales como estaciones del AVE en medio de páramos y otras lindezas como las de su hombre fuerte, Ignacio González, presidente del Canal, qué casualidad. Cuando encuentren al amiguete de turno para llevar a cabo la operación, dada su mayoría absoluta y dada la inoperancia de una oposición que ni sabe ni contesta, tendremos Canal a medias con bancos, constructoras y otras empresas de similar catadura.

DISCIPULA DE LUJO
La discípula de semejante dama, es otra señora –López Partida- que rige los destinos de Valdemorillo desde hace ya mas de doce años, bien es verdad que con el voto democrático de los vecinos, y que lleva casi el mismo tiempo insistiendo en que las urbanizaciones se paguen la renovación de las tuberías que llevan el agua del Canal, que ya pagaron cuando se hicieron las urbanizaciones, que dicha instalación la abonen al precio que marca el Canal, que se empiece a pagar ya y el Canal iniciará las obras cuando quiera, las terminará cuando le de la gana y, cuando las concluya, pasarán a ser de su entera propiedad que, en un 49%, será de los señores privados que hayan sido designados para este negocio.

Este bonito asunto ha provocado mas renovaciones en las urbanizaciones de juntas gestoras, directivas o como se las quiera llamar, que cualquier otro asunto. Se ha dicho de ellas, absolutamente de todo: que estaban engañados, que eran agentes comerciales del Canal, que obedecían órdenes de la alcaldesa, que…

Pero, afortunadamente,  esta historia empieza a cambiar de rumbo, y muchos vecinos han comenzado a interesarse por las cosas del comer. Una inversión de  más de 6.000 euros por vecino, para pagar algo que ya es suyo por partida doble, es un tema que ha provocado reacciones varias que, sin duda, se irán conociendo a través de esta página del emidosaurio de Valmayor, pues si alguien espera tenerlas en La Tribuna de la Alcaldesa de Valdemorillo, puede esperar sentado.

A.L.A

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s