La discriminación positiva va contra los derechos constitucionales del varón

Es claro que existe de un problema auténtico y latente de violencia contra la mujer, la ley integral solo preserva a la mujer y no a otras personas en situación de vulnerabilidad, como pudieran ser los ancianos, los niños o las parejas del mismo sexo, que se consideran suficientemente protegidos por la legislación penal en sus respectivos artículos, practicándose “discriminación ” respecto de las mujeres. Sin embargo en la ancianidad la violencia psicológica que ejercen muchas mujeres sobre sus maridos no esta contemplado en la ley.  Por tradición el varón es el mayor de la pareja y llega, frecuentemente, al envejecimiento después de la jubilación en  peores condiciones psicofísicas que la mujer.

 

Esta ley está recurrida en el Tribunal Constitucional, discrimina a los hombres por razón de sexo, al no considerar la violencia contra el hombre como «delito» sino como simple «falta», por objetar el artículo 14 de la Constitución Española, que establece el principio de igualdad «sin ningún tipo de discriminación por razón de sexo». En medio de una cuestión donde ambos profieren amenazas leves, uno es expiado con más pena que otro por razón de género. Éste sector de la doctrina propone que el agravante se aplique en función de criterios subjetivos considerados objetivamente, como la especial debilidad del sujeto pasivo, considerando precisamente como machista que la mujer por definición sea creída sujeto especialmente vulnerable por definición.
La creación de juzgados especializados en violencia contra la mujer, al que solo pueden acudir como víctimas las mujeres es cuestionable y está criticado por una parte del poder judicial. La Asociación Profesional de la Magistratura denunció que España se convierta en el único país con tribunales específicos para un solo sexo y el Consejo General del Poder Judicial cuestionó la constitucionalidad de estos juzgados en su informe, no vinculante para el Parlamento, y aprobado por 10 votos frente a 9. A juicio del CGPJ existe contingencia de tutela judicial para todos sin excluir ni postergar, es decir, sin eliminar ni discriminar a nadie. Para este organismo no es válido el argumento de que el varón no está discriminado «al poder recurrir a los órganos judiciales comunes o generales» ya que se le está excluyendo «del nuevo mecanismo judicial y de una manera concreta especialmente eficaz de obtener esa tutela.

Igualmente se alude a que con dichos juzgados se crea «un principio de especialización pura y dura en violencia doméstica, pero se van a producir determinados problemas de acoplamiento en el sentido de que cuando la víctima sea un hombre seguirá siendo competencia de los juzgados de instrucción.

Tengo especial interés: si conocéis algún caso, real, de violencia psicofísica  hacia algún hombre me lo relatéis, estoy intentando hacer un trabajo sobre ese tema. Muchas gracias y a seguir bien.

JGM.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s