Al margen de la ley

Según se van sumando años a los ya vividos, se va viendo con mayor  claridad la debilidad de lo que Graham Greene llamó el “factor humano”, es decir el flanco débil del carácter del hombre.

Hace unos años vi la alegría de un médico, que había descubierto la posibilidad de convertir en realidad lo que posiblemente había sido un sueño de su vida: Le vendieron un terreno muy barato de 600 m2. en un barrio residencial de Valdemorillo y pensó en convertirlo en una policlínica.

 

Yo quiero pensar que el citado doctor desconocía que en aquel solar no se podía hacer lo que pretendía, porque formaba parte de un Plan Parcial que debía atenerse a las condiciones que la ley exige, pero con la anuencia de los servicios técnicos del ayuntamiento y la amistad de la alcaldesa del pueblo, su proyecto fue aceptado, la  licencia otorgada y el engaño consumado, en el más amplio sentido de la palabra.

PERJUICIO CIUDADANO Y URBANISTICO

Comenzaron las obras y como éstas están frente a mi casa, tuve la ocasión de hablar con él e informarle de que podría no ser legal lo que pretendía. El me aseguró que sí lo era porque tenía la documentación que lo probaba. Pasó algún tiempo y la obra comenzó a crecer. Mi vecina de enfrente me dijo estar muy preocupada porque la altura que se estaba construyendo sobrepasaba los 6’50 metros que, como límite, permitían las Normas Subsidiarias que regían en aquellos momentos.

 

Volví a hablar con el promotor y le advertí de que lo que estaba construyendo no respetaba la normativa, pero él siguió en sus trece. Entonces, ya convencido de que el Ayuntamiento estaba permitiendo aquella irregularidad, escribí una carta abierta a la Alcaldesa en la que le advertía que si quería estar dentro de la ley debía corregir aquel abuso del que sin duda era partícipe. La Alcaldesa no contestó mi carta, pero sí lo hizo el promotor de la obra, también en carta abierta, donde me hablaba de que “tal vez el edificio no estaba dentro del milimetrismo normativo, pero sí le aseguro que cumple todas las normativas de la Comunidad de Madrid en materia de seguridad, incendios y ley de supresión  de barreras arquitectónicas”.

NO ES LO SANITARIO, ES LO URBANISTICO

Para los no versados en normas urbanísticas, les aclaro que la carta del médico, trató de ser una forma de soslayar la discusión del tema urbanístico, tratando de centrarla en el sanitario, que sí es competencia de la Comunidad de Madrid, pero esta institución nunca daría su beneplácito a una instalación que hubiera sido rechazada por el Ayuntamiento en cuanto a la normativa urbanística, que es competencia exclusiva de éste y que, además, tampoco permiten las Normas Subsidiarias el uso que se trataba de dar al edificio.

Conociendo la postura municipal, favorable al establecimiento sanitario que se pretendía, contra la normativa, me quedé algo extrañado de que llegara a mis manos una decisión del Equipo de Gobierno del año 2006, en que se multaba al promotor con el pago de 30.000 euros y se le instaba “a restaurar la normalidad urbanística”.

No se hizo nada nuevo que pudiera pensarse que se modificaban las irregularidades conocidas y sin embargo continuaron las obras, se hizo la instalación sanitaria y se puso en actividad el centro.

UN GRAVE PROBLEMA DEONTOLOGICO 

Por mi parte sigo esperando que el Ayuntamiento reclame algún día el cumplimiento de la orden del Equipo de Gobierno.

Y ahora la referencia al autor inglés y al factor humano. El día 25 de abril la hija de un amigo que se había hecho un análisis de sangre, fue a recogerlo al centro sanitario al que me refiero y el médico le dice a su cliente que nunca más va a ser atendida en su policlínica, ni su familia, ni la mía, ni la de otro amigo.

Esta es la debilidad del hombre que se juega su  prestigio profesional, incurriendo en una grave falta deontológica, que por mi parte ya ha sido denunciada a la sociedad médica en la que estoy asegurado desde hace treinta años. Cuando se da el primer paso al margen de la ley, nunca se sabe dónde se puede llegar.

Vivir para ver.

R.G.H.

Ver documentos: Licencia de Obra y cedula urbanística C/ Dalí, 23

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s