Sin educar a la ciudadania no se puede exigir a los gobernantes

El mismo día del pleno, tuve la ocasión de tener una corta pero cordial entrevista con el concejal Francisco Coba, persona amable y dialogante. Entre otras cosas, me comentó su preocupación por el incremento de residuos que provenían de las podas de los jardines. Hablamos que en las urbanizaciones de Valdemorillo se estaba efectuando una gestión incorrecta de recogida de desechos, debido a una desatinada y confusa información ciudadana que nadie cumple al no existir un criterio claro de recogida por continuas modificaciones y ausencia de carteles indicadores. Las calles donde hay contenedores están repletas de enormes sacas negras y fardos vegetales que permanecen durante toda la semana y en ocasiones más de un mes. Algo no esta funcionando en la gestión, tal vez, por una insuficiente labor de concienciación, insolidaridad ciudadana o escaso presupuesto de recogida. El Ayuntamiento debe, en esos casos, utilizar los recursos legales que tiene a su alcance para evitar cometan tropelías poco solidarias que atentan contra el medio natural y constituye un delito ecológico. Hay muy poca colaboración ciudadana, pero no es menos cierto que el Concejal Coba lleva años  sin saber encontrar un remedio efectivo a un problema de déficit y control.  Si no están cumpliendo con un horario claro se debe sancionar a la urbanización que delinque, cualquier cosa menos mantener este estatus de degradación, porque  la inmensa mayoría de los vecinos estamos hartos de tanto deterioro y de tanta suciedad y nos sentimos impotentes y sin administración.

Hablamos también de las muchas conversaciones mantenidas y las promesas incumplidas sistemáticamente. Entonces no nos encontrábamos en la situación económica actual, o al menos desconocíamos la deuda descomunal que ya tenía el Ayuntamiento.

Con colaboración de La Caixa,  la Organización Ecologista Río Aulencia distribuyó por el pueblo y las urbanizaciones miles de dícticos informativos que invitaban a los vecinos a reciclar las podas. El Ayuntamiento, tampoco en esta ocasión aprovecho esta mano tendida para iniciar una campaña de concienciación ciudadana. Conocían el problema pero no había interés político para solucionarlo.

EL AYUNTAMIENTO, DEBE SER EL PRINCIPAL INTERESADO EN DIFUNDIR ESTE TIPO DE INFORMACIÓN E INVESTIGAR PARA FOMENTAR LA HIGIENE, LA SOSTENIBILIDAD Y EL AHORRO. HAY UN VACÍO IMPORTANTE EN LA GESTIÓN DE LA CONCEJALÍA Y UNA GRAN FALTA DE IMAGINACIÓN PARA DAR CON LA SOLUCIÓN DE UN PROBLEMA CRÓNICO. EL GRUPO MUNICIPAL NO SE SABE HACER BIEN EL TRABAJO Y ESTO NOS ESTÁ COSTANDO MUCHO DINERO, ADEMÁS DE LA FALTA DE HIGIENE Y DETERIORO URBANO QUE SUFRIMOS A DIARIO.

El Cocodrilo de Valmayor quiere ayudar al concejal Coba, en beneficio de todas las urbanizaciones. La recogida de podas, con una buena campaña, puede suponer para el pueblo un ahorro fomentando el compostaje, una experiencia que vienen practicando algunos vecinos y otras urbanizaciones. Reciclar está al alcance de cualquiera, supone poco trabajo y reporta beneficios. En  las tiendas de bricolaje hay compostadoras de plástico verde  que se venden por unos 60 €. También se pueden fabricar con madera o fábrica de ladrillo. Importante ver la Web del

Instituto Nacional de Ecología: http://www.ine.gob.mx/publicaciones/libros/499/produccion.html)

Para que esta iniciativa funcione el Ayuntamiento debe conocer como se realiza el trabajo de compostaje para después efectuar una adecuada e imprescindible campaña de divulgación, destacando: que reciclar es una obligación que supone un ahorro para todos.

Sea cual sea la tecnología empleada, de la composta que se obtiene a partir de los residuos se logra un producto seguro y estable que puede ser destinado al enriquecimiento de materia orgánica y nutriente de nuestros jardines.

Para hacer compost doméstico se requiere de un área de un metro cuadrado, con acceso fácil, el lugar elegido debe ser discreto y localizado a cierta distancia del hogar y de vecinos, con el fin de evitar problemas en los casos de un deficiente procesamiento de la composta. El lugar preferido debe ser suficientemente protegido de los elementos naturales (sol,  viento y lluvia excesiva) que puedan influir negativamente en el proceso bioquímico.

La producción de compost doméstico ofrece los siguientes beneficios: Económicos: transporte y el manejo de los residuos. Las tres cuartas partes de los residuos generados en los chalets son de tipo orgánico. El ahorro en la recolección puede ser importante, ya que los camiones recolectores pueden incrementar su capacidad de recogida en una misma ruta. Ambientales: Los residuos orgánicos, que poseen un alto grado de humedad, son los principales generadores de lixiviados dentro de un relleno sanitario. Finalmente, el compostaje permite aportar nutrientes y proporcionar estructura al suelo, mejorando sus características (calidad, permeabilidad, retención, etc.). Sociales: implementar un programa de compostaje doméstico puede mejorar la imagen política de la municipalidad y de su administración, ya que los problemas ambientales tienen una gran importancia desde la perspectiva pública. Así mismo, ofrece a la ciudadanía una oportunidad de participar en una actividad de protección ambiental. El compostaje requiere de cuatro elementos básicos: “verdes” (con alto contenido de nitrógeno), “cafés” (con alto contenido de carbono), agua y aire (oxígeno).

JGM. Sean felices

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s