Diálogo social en tiempo de crisis

Resulta incongruente, que en momentos de grave crisis económica en todo el sistema productivo español no haya habido un acuerdo tripartito para repartir el daño entre los factores  activos de la economía. Tanto los sindicatos como el gobierno, en cada momento del debate, han informado de sus determinaciones en la  aportación de sacrificio para que los daños pudieran ser compartidos por empresarios y trabajadores. Hemos de reconocer que los empresarios han insistido en que su aportación sería “razonable” tanto en la cuota de la seguridad social, que desde el principio señalaron en la reducción  de un 5%, como, además, en una reducción sustancial en la indemnización por despido improcedente, con repercusión permanente en los nuevos contratos de trabajo. Por último y en lo que se refiere al despido, pedían también una consideración más flexible en el hecho mismo del despido, de manera que la clasificación de “improcedente” fuera matizada por los tribunales laborables  con mayor “ecuanimidad”.

Los sindicatos fueron digiriendo con perspectiva de futuro estas condiciones y señalaron hasta donde podría llegar su conformidad, desde luego hasta poco porque las circunstancias, que son las que verdaderamente fijan los límites para estas concesiones, carecen de margen real para la generosidad.  Cuando decimos “generosidad” no estamos exagerando el calificativo, porque los que están pidiendo la reforma del mercado de trabajo son los empresarios y no los trabajadores, estos últimos están en la Ley y con la Ley.

Comentando  en Tele-Madrid  el Vicepresidente de la  CEOE, dejaba constancia de que los que se levantaron de la mesa de negociación, fueron los representantes del gobierno, que ellos hubieran seguido negociando, aunque era difícil, porque los negociadores iban poniendo unas “líneas rojas que al final se quedaba en nada lo que necesitaba España”. No puedo entender que en una mesa de españoles alguien se irrogue la personalidad de España. Lo que sí entiendo es que si los empresarios no obtienen lo que desean utilicen el nombre de España, de nuestra España, para lavar su cara demagógicamente.

El gobierno ha tomado la única solución posible, en las circunstancias actuales, defender los intereses de los trabajadores, tanto en lo que respecta a la Seguridad Social (Pensión de jubilados) como al Subsidio de paro; teniendo en cuenta que además del previsto en la Ley se pretende complementar durante un plazo mayor a los parados que hayan agotado el tiempo del subsidio.

Rafael Guardiola.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s