¿Que quieren decir cuando piden reformas estructurales?

Hace unos días estuve en un congreso de oficinas y despachos profesionales y allí se pidió que no se siguiera hablando de la crisis si no era para dar alguna solución. Que estamos en situación catastrófica, ya lo sabemos, que se ha hecho todo mal, también lo sabemos, que algunos ya lo decían, también lo sabemos; lo que nadie dice es que hay que hacer y menos aun lo hace. Sin embargo se habla mucho, porque todos lo piden, que hay que llevar a cabo reformas estructurales. Lo dicen los sindicatos, lo dicen los empresarios y lo dicen los políticos de la oposición para atacar al gobierno. Es verdad que el gobierno merece que se le ataque, porque cuando saca una ley de Economía sostenible nadie sabe en qué consiste la sostenibilidad, salvo para intervenir páginas WEB en beneficio de la SGAE.

Y yo me pregunto ¿qué quieren decir reformas estructurales?; dado que sujeto antagónicos las proponen me hace pensar que no quieren ir nada, porque si vale para unos y para los contrarios es porque quieren decir lo que cada cual quiera interpretar a su antojo o beneficio. Cuando estábamos en el “régimen de franco”, la oposición también pedía reformas estructurales. Y es que cualquier reforma estructural lo que hace en la economía es llevar a cabo distribuciones de la renta (o de la riqueza). Con esto lo que entendemos es que los unos quieren es que la distribución de la renta se haga a costa de los otros (despido libre y salarios bajos, junto con reducción de impuestos para las rentas altas) y lo que los otros quieren es revisión de salarios al alza con garantías de los puestos de trabajo (justo a la inversa). Lo que se tiene que decir QUE REFORMA ESTRUCTURAL ES LA QUE SE PIDE o, dicho de otra forma, que distribución de la renta se desea y con qué medidas.

El segundo problema que se plantea con esto de las reformas estructurales es el de saber quién las tiene que llevar a cabo. Durante los últimos treinta años del ultraliberalismo de Regan y Tacher (no se si se escriben así pero dejo algo para que me corrijan), se ha potenciado la desregulación de la economía y esos polvos nos han traído a estos lodos. Hoy, hasta los mayores ultraliberales piden la intervención del Estado para regular la economía: eso sí llevando a cabo propuestas de “reformas estructurales” que les sigan beneficiando (o aumentando su ventaja). Ahora quieren un estado Benefactor de las Rentas altas, no un Estado del bienestar, como piden los keynesianos o socialdemócratas, sino un Estado para las clases privilegiadas. Cuando hagan propuestas que las digan claramente en sus programas electorales o de reformas.

Yo creo que la única reforma estructural que posibilite la economía sostenible se basa en el incremento de la educación, el estudio, la investigación y el desarrollo personal del conocimiento de la base total de la sociedad. Eso parece que se ha olvidado no sólo en las propuestas sino sobretodo en las realizaciones: basta ver la reducción de las partidas presupuestarias en el Estado y en la Comunidades autónomas.

No nos dejemos engañar, cuando las elites económicas piden reformas estructurales y reducción de impuestos están pidiendo más renta para ellos y menos para el resto de la sociedad , esto sin tener en cuenta a las sociedades tercermundistas que hablábamos ayer.

MAR

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s