Vivimos tiempos difíciles para la democracia participativa

Vivimos tiempos difíciles que nos exigen actitudes comprometidas. No podemos quedarnos en la pasividad provocada por el pesimismo y el miedo. El desaliento en muchos casos puede ser expresión del acercamiento simplista a la realidad e incapacidad por enfrentar los problemas. Ante la realidad es necesario fortalecer la esperanza y animarnos a asumir con responsabilidad nuestro débito ciudadano, ya que sin justicia social no hay democracia. La crisis financiera global y sus desequilibrios nos están afectando y la recesión económica agudiza las condiciones de vulnerabilidad de grandes sectores de la población. Es urgente que la democracia alcance un sistema económico más justo. Están a la vista los excesos de las políticas neoliberales del sistema financiero que entrega a los pobres a la voracidad de los acumuladores de bienes, ósea la Banca.

En un país democrático la ciudadanía debe dar seguimiento a las acciones de quienes ejercen el poder. El acceso a la información y la liberalización de los medios masivos de comunicación, ¿permiten realmente que la ciudadanía se informe de los errores, excesos, abusos, atropellos, irregularidades y delitos cometidos por sus gobernantes? La información que obtenemos es confusa dependiendo del medio elegido que la suministra. La subjetividad informativa para sancionar a los corruptos acrecienta la percepción de impunidad y agranda la confusión en una sociedad demasiada mediatizada, escasamente participativa y con un interés político poco concienciado racionalmente. La actividad democrática de acción política ha quedado  reducida a una mera contribución en los procesos electorales, sin apenas profundizar y seguir los programas electivos. La aportación ciudadana, para su consolidación, supone un estilo de vida que se cultiva desde la propia familia con actitudes que no favorecen el dinamismo cultural político que propicien la participación de la ciudadanía en la vida democrática. La juventud es cada vez menos comprometida en general y está desencantada de la política y de los políticos.

La clase política en general y los partidos políticos en particular son ya el tercer problema nacional, según la lista que mensualmente elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El pasado mes de noviembre la clase política fue citada como un problema por el 16,6 por ciento de los entrevistados, subiendo 3,3 puntos respecto al mes anterior y ascendiendo del cuarto al tercer lugar.  En el caso de la situación política, seis de cada diez la ven “mal” o “muy mal”, frente al 36,8 por ciento que la definía así hace justo un año y únicamente el 5,4 por ciento la considera “buena” o “muy buena”. Este último porcentaje estaba en el 16 por ciento en noviembre de 2008. El 23,6 por ciento augura que dentro de doce meses la situación política será aún peor, mientras que casi el 12 por ciento pronostica lo contrario.

Esta situación planteada a nivel nacional puede ser perfectamente extrapolable a nuestro pueblo. Por tal razón, yo desde esta página invito nuevamente a los políticos honestos que realicen una catarsis necesaria eliminando a todo aquel militante manchado por corrupción, ya sea grande o pequeña. “dictum de Acton” a una célebre frase acuñada por el historiador británico  Eduard Dalkberg Acton, más conocido como Lord Acton  que en 1887. En su redacción original decía: “Power tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely”. Y su traducción seria: El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.

En todo caso y para que esto ocurra me voy a atrever a plantear algunas sugerencias de temas que perjudican la acción de nuestro gobierno municipal y los grupos de la oposición

1. En ningún caso y bajo ningún concepto, poner el interés propio de gobierno, que afecta, únicamente, a su imagen política por encima del legítimo de los ciudadanos. Utilizando argumentos de justificación increíbles, por no ajustarse a las necesidades del colectivo gobernado. Los millones del segundo Plan E, no se deben utilizar en realizar obras para hacer una nueva biblioteca. Aquellas personas que la usamos habitualmente nos damos cuenta que con la que hay es suficiente, lo que faltan son libros buenos,  no espacio. Este trabajo NO ES SOSTENIBLE aunque el grupo municipal se empeñe en ello por algún extraño motivo que se nos muestra transparente. Amigos lectores ustedes tienen la opción de concretarlo.

2. Hay que evitar por todos los medios que el administrado, perciba aunque solo sea levemente, el quehacer del poder político como algo sucio o sujeto a posible trapicheo, ocultando la verdad.

3. Considero que en general los partidos políticos están incapacitados para escuchar lo contrario de lo que se quiere oír. Tengo en mi mente algo presente que no alcanzo a comprender desde la razón. ¿Cómo es posible, que un simple militante político del partido Socialista desautorice públicamente a un representante electo socialista, y el PSOE no lo expulse rápidamente? Teniendo en cuenta que esta persona de manera habitual aprovecha cualquier ocasión para arrojar piedras contra el propio PSOE, desde una pagina Web con el nombre de este pueblo.

La democracia es por definición representativa. Sin embargo, la forma como se reciben o asumen las decisiones que responden a los grandes desafíos de la vida nacional o local indica que la ciudadanía no se ve representada en ellas. Las experiencias vividas y las exigencias del momento piden revisar lo que ha significado la representatividad.

JGM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s