Cooperación y competencias ante las crisis

Estoy viendo las fotografías del terremoto de Haití y me estoy acordando de la Crisis económica occidental que lleva preocupándonos a todos los ricos occidentales, los empresarios y los trabajadores. Considero ricos también a los trabajadores porque están insistiendo desde partidos de izquierdas en Vic echar a los emigrantes sin papeles, de momento, luego se echaría a los con papeles, luego se echaría a los parados de otras provincias de España y al final se quedarían solo los que puedan “defender el statu-quo razonable de la comarca”. Hace unos días planteaba yo aquí la pregunta de cuanto estábamos dispuestos a prescindir de nuestra riqueza para evitar el hambre y la miseria en el mundo. La respuesta ya está dada: NADA, NI UN APICE DE NUESTRO ESTATUS SOCIAL (aunque sea de albañil acomodado o agricultor payes). También planteaba la necesidad de que la izquierda tenía que replantear sus alternativas.

También esto está contestado, pues son el Partido Socialista de Cataluña y Ezquerra Republicana los que estando en el gobierno apoyan la expulsión de los emigrantes (o como ellos lavando sus conciencias de “izquierdosos” llevar a cabo una “política razonable de aceptación de emigrantes”). Me entran ganas de vomitar: España, en varias ocasiones importantes y recientes de nuestra historia ha tenido que emigrar masivamente a otros países más ricos para poder subsistir: veo fotos de la emigración de los republicanos el año 1938 desde Cataluña, del puerto de Valencia el año 1939 y de los campos de concentración en Argel. Veo también las fotografías de los trenes, en los años 50 del siglo pasado, llenos de gente famélica con maletas de madera iban a vivir en barracones en Alemania, Suiza, Francia, Argentina, Méjico y otros lugares del mundo. Veo todo esto y no entiendo que los nietos de aquellos que se fueron de emigrantes por necesidad hoy se planteen “por conveniencia” echar a los emigrantes.

Empezaba refiriéndome a los desastres del terremoto de Haití porque la emigración es consecuencia de la pobreza en los países de origen, pobreza que se perpetúa durante más de 200 años en Haití. La colonización de esos países y la posterior descolonización están en la base de su pobreza. Hoy lamentamos las muertes en las calles de Puerto Príncipe, los enterrados vivos bajo los edificios, los niños aplastados en sus colegios, las epidemias que se generarán, las faltas de alimentos (más de lo habitual) y de las líneas de comunicación, del hundimiento de los edificios, transportes, carreteras, puertos, etc.

Pero no sufráis demasiado dentro de unos días los periódicos y la TV dejarán de emitir noticias y podremos volver a vivir tranquilos y sosegados en nuestro “palacio de cristal” y nuestras conciencias dejarán de sufrir. Entonces los catalanes de izquierda podrán volver a plantearse cómo echar a los emigrantes que nos “sobran” y los trabajadores podrán vivir tranquilos porque no perderán sus puestos de trabajo que tanto se merecen pero que ahora están desempeñándolos los emigrantes.

Estos días estamos cansados de oír toda la propaganda de ayudas a Haití, ayudas de los gobiernos, ayudas de los bancos, ayudas de los políticos, ayudas de los cristianos en las parroquias, ayudas de las ONG. Pero tampoco suframos por ello: dentro de unos días habrá pasado la ola humanitaria que hoy nos inunda y volveremos a las tradicionales costumbres de dar limosnas a los pobres de aquello que nos sobra y que sirve para considerarnos limpios y honrados ciudadanos.

Cuando dije que la Izquierda política debía replantearse su papel en el mundo globalizado “post caída del muro de Berlín”, propongo yo hoy que lo primero que debe hacer la Izquierda es expulsar del partido a todos los degenerados que propugnan la expulsión de los emigrantes (los pobres) de nuestro país de ricos hacendados de izquierdas. Después empezar a contestarse claramente a la sugerencia que también hago: hay tantos corruptos de izquierdas en los organismos públicos porque tienen corrompida ya su conciencia política que les lleva a “atacar a los pobres en sus medios de subsistencia”, la Izquierda de hoy no es la izquierda de los desheredados de la tierra sino la “Patata corrupta de los sobornados por los poderosos”.

A esto viene el título de este artículo: cooperación frente a competencia. La izquierda de Cataluña ha entrado en el juego de la competencia por los puestos de trabajo y quiere eliminar a un colectivo que quiere acceder a los mismos: es la misma postura de las grandes multinacionales que eliminan a la competencia de los pequeños para tener fácil el campo de juego en el que se quedarán solos. Por el contrario han olvidado el sistema de cooperación que se base en arrimar el hombro con aquel que es más pobre que nosotros para que se solucionen sus problemas porque los hacemos nuestros en cooperación. Trabajar por la cooperación es la única posibilidad de salir de la crisis sin dejar cadáveres por las esquinas. Los que hablan de ética tienen que asumir claramente que si dejamos sólo el juego de la competencia como valor social acabaremos como los hombres de neandertal: desaparecieron.

MAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s