Vias públicas, seguridad y libertad

La pertinaz tozudez con que el Ayuntamiento de Valdemorillo se empeña en desconocer su responsabilidad y titularidad sobre las vías públicas puede llevar a situaciones de hecho que acaben en desórdenes públicos, que después intentarán achacar al pacífico ciudadano por haber intentado pasear por su pueblo o simplemente a “aquel maldito tango”, como ocurre siempre que la autoridad competente resulta “incompetente”.  Todos en este pueblo sabemos que las finanzas de nuestro Ayuntamiento no alcanzan, ni alcanzarán nunca,  a cumplir con los compromisos que se adquirieron a lo largo de los años respecto a las urbanizaciones. Pero el hecho de que estas estén voluntariamente manteniendo la conservación y mejorando las infraestructuras de cada urbanización no cambia ni la titularidad, ni la obligación municipal de que las vías de tránsito estén transitables, expeditas para cualquier ciudadano y gocen de la misma seguridad que el resto del pueblo.

Viene esto a cuento de los incidentes que se repiten como consecuencia de la retención de personas y vehículos que se llevan a cabo en las entradas de algunas urbanizaciones. Particulares, contratados por particulares, asumen el control de quienes pretenden transitar por calles municipales, por espacios públicos, camino de donde sea. Un incidente reciente ha sido denunciado ante la Guardia Civil y ante la Delegación de Gobierno.

http://www.cocodrilodevalmayor.com/files/Delegacion%20de%20Gobierno%20y%20expedientes%20de%20obras.pdf 

Esta cuestión ya  había sido denunciada  en este medio, ante el Ayuntamiento y ante la Guardia Civil , sin que hasta la fecha se tenga respuesta al asunto. Reclamado el acceso a los expedientes de concesión de licencia de obra para estas casetas y barreras, no se han podido mostrar por al Ayuntamiento, pues estos no existen.  De las más recientes instalaciones en marcha se ha requerido igualmente acceso a los permisos, proyectos e informes policiales.

Igual de preocupante es escuchar de responsables de las fuerzas de seguridad argumentos sobre la realidad legal de las urbanizaciones y de la “bondad del servicio” prestado por estas empresas de seguridad, contratadas bajo el encubierto servicio de “control y vigilancia”. Cuando la concejala responsable, como guardias y policías argumentan que hay que “prevenir delitos”  nadie puede oponerse. Cuando a continuación insisten que los vecinos quieren tener esos controles y lo “aprueban” la cosa cambia, pues nada ni nadie puede asumir funciones que le corresponden a los cuerpos de seguridad locales o centrales.

http://www.cocodrilodevalmayor.com/files/Cerro%20Alarcón%20Denuncia%20Seguridad%20Privada.pdf

Cada uno en su casa, en su parcela es muy libre de contratar o instalar la seguridad que considere necesario.  Lo otro, los cuerpos de voluntarios o contratados en la calle,  es poner en marcha, con conocimiento de los responsables políticos, sistemas ilegales de acción intimidatoria, cuanto menos, propio de otros tiempos y sistemas políticos.

La llegada de la BESCAM a Valdemorillo no ha significado ningún cambio positivo en la mejora de la imagen de la seguridad del municipio.  Eso no responsabilidad de los policías, es responsabilidad de quienes los dirigen.

 

M21

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s