Cine y violencia de genero

Dentro del ciclo de conferencias de “La Tertulia Literaria la Fuente”, el pasado sábado, día 6 de marzo y con un lleno completo, tanto de mujeres como de hombres, el profesor Jesús González Martín, nos dio una conferencia con el título y subtítulo que he adoptado para mi artículo. Fue un acontecimiento encuadrado en la denominación oficial del “Día de la Mujer” y sobre todo por la forma especial que el profesor adoptó, dando a la oportunidad del coloquio, tanto tiempo al menos, como a la exposición del tema,  ilustrado con escenas de la película “Te doy mis ojos” de Iciar Bollain.

En la película, modelo de la violencia que ejerce el hombre contra la mujer, podemos valorar la importancia que ha tenido a lo largo de la historia la cultura de la fuerza contra los sentimientos. El acaparamiento de los valores de fuerza, autoridad despótica y prevalencia económica por parte del varón, han ido socavando en la mentalidad de la mujer la posibilidad de valoración de sus derechos frente al hombre. La institución matrimonial, con matrimonio o sin el, porque no entro en preferencias de tipo religioso ni social, ya que esto sería otro tema para debatir separadamente, se ha querido ver siempre como un contrato igualitario en derechos y deberes, pero la prepotencia del varón en dos aspectos primordiales de la convivencia de género, ha conseguido crear en la mentalidad de ambos que el hombre es el depositario de los derechos y la mujer de los deberes. Cuando estoy señalando a ambos lo hago con el conocimiento que me da la pertenencia a mi propia familia, la de mis padres, donde precisamente el padre era el menos autoritario y la madre la que guardaba mayor fidelidad a la reverenciada autoridad marital. Los hijos pensábamos que eso era lo natural y para la madre guardábamos los cariños y los besos y para el padre la obediencia incondicional.

Con la edad fuimos viendo que la sociedad iba cambiando. Las mujeres se incorporaban a la universidad y al mundo del trabajo, obteniendo una autonomía propia, que en mi casa se respetaba más gracias a la liberalidad del pensamiento del padre, que a las convicciones de la madre. Nuestras hermanas gozaron de mayor libertad que la que habíamos gozado los varones y así se instituyó la modernidad de una familia comenzada a principios del siglo XX. Nuestra madre creo que no llegó a valorar la diferencia que se estaba produciendo.

Hay alguna crítica hacia los movimientos feministas, principalmente por su forma de manifestarse. Que si algunas  mujeres tienen tendencia a adoptar el rol de los hombres cuando alcanzan algún puesto de mayor trascendencia; que si desprecian al varón independientemente de que se muestren machistas o no; que si muestran animadversión por las costumbres y aficiones del varón. Yo pienso que cuando un movimiento ciudadano, como el feminismo, ha conseguido con tanto esfuerzo y graves dificultades poderse manifestar en público, nada tiene de particular que se exagere un poco. Las manifestaciones públicas son y han sido siempre exageradas, porque es una manera de llamar la atención hacia sus pretensiones, sobre todo cuando se pretende de los poderes públicos algún apoyo, de hecho o legislativo. El legislador suele estar en Bavia cuando se le piden cosas en las que no están inmersos, por lo que el sistema de reclamación ha de ser un tanto escandaloso. Más difícil es conseguir de las empresas la igualdad en el trato salarial de hombres y mujeres, porque los empresarios están acostumbrados, por deformación profesional, a calcular cualquier aspecto de su negocio entre lo conveniente para su mayor beneficio y no pueden eludir pensar que la mujer, con las preocupaciones de su casa, pueda tener bajones de productividad que lo reduzcan. Luego las estadísticas nos dicen otra cosa y vemos que la productividad, incluidas las bajas por maternidad, son como mínimo igual a la del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s