El Pueblo: objetivo lucrativo y ..!Nada más!

La extensión de las crisis (financiera y económica, social y humanitaria, ecológica, ética) que estamos sufriendo ha puesto de manifiesto el agotamiento de las ofertas políticas tradicionales, que no sólo no son capaces de proponer soluciones, ni siquiera alcanzan a analizar las causas. Empeorado por las docenas de procedimientos judiciales contra cargos políticos del PP, el partido que prometía tolerancia cero contra la corrupción, la ha extendido por casi toda España. Por otra parte el Presidente Rodríguez Zapatero ha perdido capacidad de liderazgo y Rajoy un pelele a merced de los acontecimientos de su partido que no es capaz de sanearlo de corrupción.

Desde la base que todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario la opinión publica empieza a creerse que detrás de cada político/a interesado/a hay un corrupto/a activo o a la espera. Esa percepción es el autentico cáncer de la democracia. En ese aspecto tengo autentica envidia de los/as nórdicos/as que no toleran y denuncian inmediatamente cualquier atisbo de corrupción.

Las propuestas populares combinan la defensa de sus cargos públicos imputados por corrupción y la percepción de todo tipo de dádivas y regalos, con el ataque irresponsable a las instituciones clave del Estado; sus propuestas económicas neoliberales (más de lo mismo que nos llevó a las crisis), la conciertan con un discurso demagógico y embustero dirigido a los más frágiles con la postulación de liberalizar más el despido y reducir la protección social. Sus proclamas patrióticas son campaña de desprestigio internacional de nuestro país y de nuestro sector empresarial más innovador. Tampoco desde la izquierda “real” surgen proposiciones para superar la crisis; más allá de la sólida defensa de una necesaria política de servicios y protección social, no parece encontrarse la vía de resaltar la contradicción entre su concepción industrialista-desarrollista de la economía y la constatación de la crisis ecológica y humanitaria a que ese modelo nos ha conducido.

En cuanto a los nacionalismos, lícitos pero inconcebibles en un mundo globalizado, la simple exaltación de identidades culturales locales y la exigencia de ventajas frente a los vecinos/as no suponen ningún añadido positivo en orden a la superación de la conflicto. Por el contrario, han demostrado también arada propicia para la corrupción.
Por otro lado, la falta de propuestas creíbles por estos partidos tradicionales, la mediocridad de sus dirigentes, pérdida de todo referente ético, falta de transparencia en la toma de decisiones y la limitación de la democracia real, de la participación de la ciudadanía en la vida política, lleva al desencanto con el sistema democrático, nos traslada al pasotismo electoral y a la proliferación de partidos sin ideología centrados en sólo un aspecto concreto.

Tampoco tengo ninguna fe en los partidos independientes escindidos, en la mayoría de los casos están buscando intereses personalistas por encima de los ideológicos en la consecución del poder. En los pueblos las situaciones se pueden tornar distintas cuando la personalidad del individuo es capaz de traspasar el planteamiento ideológico que no existe en la realidad. Casi cualquier político/a, al uso, puede estar en el PP PSOE o en cualquier partido llamado independiente. El talante personal nos permite atisbar algo que nos consienta albergar ilusión de cambio. Voy a manifestar una opinión que se fundamenta en la hipótesis de observación privilegiada: la edad, la razón, conocimientos y los sentimientos: CUANDO UN POLITICO/A PASA POR DIFERENTE OPCIONES, CON EL UNICO OBJETIVO DE TOCAR PODER. LE INTERESA SU EGO, EL PUEBLO ES UN INSTRUMENTO A SU SERVICIO QUE ENGAÑÁ PARA SUS OBJETIVOS PERSONALES. El argumento es sencillo, la ideología es un instrumento de cambio de modelo social. Si falta la esencia queda solo el poder por el poder y lo que representa casi como un dogma. Y no solamente eso, sino que, además la afición por el poder es la peor enfermedad que padece el ser humano, por que todos los sistemas educativos, religiones, culturas y sociedades la fomentan. Pero, creo que aunque pueda verse como tal, y la misma palabra esté tan contaminada, y haya millones de personas empeñadas en conseguir ese dominio, cuando al corrompido/a se le permite entrar a la esfera del poder, es el mismo tomar con sus propios mecanismos, quien saca la corrupción a la luz y la hace visible. En consecuencia, todo esto independientemente de que el mundo está dominado por personas que en realidad son moralmente inferiores, pero que intentan ocultar su obediencia con alguna de las clases de poder, un/a honesto/a, con conciencia social, que llega al poder, no tiene por que correr el peligro de ser corrompido si lo utiliza para servir a los demás. Power tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely; más o menos: el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente. La frase se suele utilizar para zanjar comentarios provocados por los casos de corrupción, comprobándose que el control del poder no existe o se encuentra maniatado por el miedo o por el interés.

 JGM.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s