Construyendo la bancarrota (Por Luis Herranz y Teresa Lázaro)

Dice el refrán español, “a perro flaco todo son pulgas”. Recuerde el lector que la pulga es un parásito. También hay otro refrán, no menos sabio, que dice, “quien quiere puede”. Ambos refranes pueden ser aplicables a la misma realidad, basta con cambiar la perspectiva con la que se mire. Ambos pueden, bajo este criterio, aplicarse a la realidad que vivimos en Valdemorillo.

Hace unas semanas nos pronunciábamos sobre la deuda del Ayuntamiento de Valdemorillo. Decíamos, en aquella ocasión, que rondaba ó se aproximaba a los 18,6 millones de euros. Decimos que rondaba porque aun puede ser mayor. Esta es la que se determina con la información conocida, pero hay información que la señora alcaldesa no quiere entregar. Ella sabrá por qué, nosotros solo podemos imaginar las razones de esa ocultación. Una de las razones, previsible, es que algo tendrá que esconder. Sea esa la cifra o sea aun mayor lo que sí se puede sacar en conclusión es que poniéndonos en el mínimo, es decir la cifra dada, ésta ya es lo suficientemente alta para poder decir que significa una situación lo suficientemente difícil para poder afirmar que de ella solo se puede salir con medidas drásticas, medidas excepcionales, con medidas dolorosas para todos, tanto para los sujetos activos como para los sujetos pasivos. ¿Y esto, no es una bancarrota? Mucho se asemeja.

Pero, ¿cómo se ha generado esta situación? No aparece de la noche a la mañana. Se ha fabricado con tenacidad, día a día, decisión a decisión. Pondremos dos ejemplos, que aunque muy distantes en el tiempo, tienen una gran similitud, porque los dos apuntan a esa generación de gran deuda, que por el momento se presenta como muy difícil de conjugar.

El primero de ellos está a caballo en el paso del siglo. Un buen día la señora alcaldesa, amparada en los informes de sus servicios técnicos, decide, en pleno del 26 de octubre de 1999 que se pague 60,2 millones de ptas. más por la obra del polideportivo cubierto. No había ninguna justificación. Así lo vieron los miembros del PSOE de la aquella corporación, Sres. Paz y Guardiola. Solamente ellos lo vieron. El resto, todos de acuerdo en el pago de la citada cifra no justificada. La posición de los dos concejales del PSOE fue respaldada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Aún así la señora alcaldesa anuncia ante el Tribunal Supremo el recurso de la sentencia. Anuncio que no llegó a ejecutar, ¿por qué? Un DATO: la empresa constructora del polideportivo está hoy asociada, por la Justicia, al caso Gürtel.
Es evidente que una decisión de este tipo no genera la deuda de que estábamos hablando, pero es obvio que todo grano hace granero. Mejor, en este caso, toda gota hace agujero.

El otro ejemplo, que decíamos muy parecido en su proceder, es el caso de los pagos de la organización de las ferias taurinas de San Blas. La organización de esta feria taurina se asoció a la concesión de la construcción y explotación de la plaza de toros. El concesionario, Edisan, se obligaba de esta forma, no solo a la construcción de la plaza de toros, (la cubierta fue otra obra aparte licitada por el Ayuntamiento), sino, entre otras, también a la organización de la feria de San Blas durante todo el tiempo de la concesión. En contraprestación a esta obligación el Ayuntamiento se obligaba a pagar 13 millones de Ptas. al año, IVA incluido.

La plaza empezó a funcionar en la fiesta del Patrón del año 2003. No se sabe por qué pero en ese ejercicio la feria no la organizó Edisan como resultaba obligado, sino que fue organizada por la firma Justo Ojeda, S.L. Desconocemos la razón y su coste.
En el ejercicio 2004 fue organizada por Edisan, y el precio que se pagó por esa organización, sin ningún tipo de justificación fue de 27 millones de Ptas.,  14 millones más de lo contratado. El tripartito había comprometido esta cantidad y la señora alcaldesa la acepto de buen grado. Ellos son, sobre todo los políticos que aun están en activo, también el Secretario y el Interventor, los que deben justificar el por qué de este incremento fuera de todo compromiso.
En el año 2005, supuestamente, se ha pagado esta misma cantidad, es decir 14 millones más de lo estipulado.
En el año 2006, y también sin ninguna justificación, no puede haberla, se vuelve a incrementar la base contractual hasta los 31 millones de Ptas. Esta cantidad es la que también se ha abonado en los ejercicios 2007, 2008 y 2009. La señora alcaldesa, sus seguidores, el secretario y el interventor, quedan obligados a dar una explicación de estos hechos. Difícil lo tienen. 
Como miembros de la corporación de Valdemorillo no encontramos justificados estos incrementos y mucho menos ajustados a derecho. Creemos que es una clara vulneración de las bases del concurso y por tanto de las estipulaciones contractuales que figuran en el contrato firmado entre el Ayuntamiento y Edisan. Suponen, por tanto, un regalo de la friolera cifra de 100 millones de Ptas. pagados, graciablemente, por la cara, a Edisan. 100 millones, de regalo, que salen de los impuestos de todos los ciudadanos de Valdemorillo.
Se desconoce lo ocurrido en el año 2010, pero mucho nos tememos que será más de lo mismo, a pesar de la petición formal realizada por nosotros.
 
Pero esto no es todo. Se ha dejado dicho que, según contrato, estas cantidades son con IVA incluido (16%). La sorpresa la recibimos también por el hecho de que cuando se paga no hay factura acreditativa del servicio, es decir se pagan los 31 millones, sin IVA (así esta acreditado en los años 2006 a 2009). ¿Qué significa esto? Que aunque al Ayuntamiento no le suponga el pago adicional o ahorro de cantidad alguna, ello sí supone el ahorro para Edisan del 16 % correspondiente al IVA. Es decir el Ayuntamiento interviene de esta forma pasiva en la evasión de este impuesto y que, según cálculos fáciles de hacer, supone en los años 2004 a 2009 la friolera cifra de mas de 24,5 millones de ptas.

Es un hecho constatado, desde primeros del año 2009, que la compañía Edisan ha solicitado la autorización de la suspensión de pagos y está en estos momentos intervenida judicialmente.

Es también un hecho, no parece fortuito, que de los más de cuatro millones de euros que el Ayuntamiento tiene con sus proveedores de deudas anteriores a este ejercicio, Edisan no está entre los acreedores. En el ejercicio 2010 desconocemos lo ocurrido, pero en cualquier caso no podemos pasar estos hechos por alto y por tanto se han comunicado al Juzgado Mercantil y a la Agencia Tributaria al objeto de su intervención ante estos hechos que nosotros entendemos no ajustados a derecho.

Paso a paso se hace camino. El paso es decidido y querido. Decisión a decisión se ha conseguido que la economía del Ayuntamiento de Valdemorillo sea precaria,  vulnerable y altamente preocupante, y desde luego, en lo fundamental, nada relacionada con la crisis que en general vivimos. Queríamos (nosotros no) un perro flaco y lo tenemos (nosotros también), y lleno de pulgas.

Teresa Lázaro y  Luís Herranz
        

DENUNCIA DEL IVA NO PAGADO

http://www.cocodrilodevalmayor.com/files/img522.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s