Sin vergüenzas.

Otro espectáculo municipal el del pasado lunes con la celebración del Pleno Ordinario. Esta vez con algo más de asistencia dado que el retorno al remodelado edificio consistorial permite un más facil desplazamiento. Otra cosa es lo incomodo de los asientos y la falta de ventilación natural del sótano habilitado.

              
Con la misma tranquilidad que en otras ocasiones el Secretario Municipal sentaba sus reales sin haber presentado a la corporación  las actas de los dos últimos plenos. La de marzo fue la que aprobaron los que no se dan por aludidos de esta manipulación y afrenta a los derechos de los ciudadanos, el de conocer en tiempo y forma que hacen sus munícipes. Igualmente, las actas de las Juntas de Gobierno que se acumulan por tres y cuatro meses, sin ser entregadas. De nuevo la vergonzosa  representación de la Alcaldesa y el Secretario con la amonestación de la primera al referido solicitándole verbalmente que sea mas diligente en la redacción de las actas, cuando se adivina la mano por debajo de la mesa apretando el conjunto testicular para que entienda lo figurado de sus palabras sobre esto y lo de publicarlas.

A lo largo del pleno de mayor duración de la historia de este municipio, nueve horas y cuarto, hubo otros momentos de abandono de pudores. Claro que en esto los hay más expertos. La señora alcaldesa es figura destacada, como demostró con su actitud en dos temas de los abordados. Cuando las intervenciones de algunos concejales de la oposición, también la interna del PP, abordaron las cuentas la señora López se vino arriba, se soltó la faja y largó lo de la función reguladora del Tribunal de Cuentas y el archivo de las denuncias  presentadas por la gestión de Valdemorillo. Otra flatulencia discursiva característica  que tuvo su réplica, externa  e interna. El señor Herranz, portavoz socialista, le recordó contundentemente que el Tribunal de Cuentas no había puesto reparo alguno a las cuentas de Marbella durante años. Digo yo que tampoco a las de Estepona, Valencia,  Boadilla, Majadahonda,….. La replica interna fue dada por el por ahora  concejal de Deportes,  señor Osuna, que leyó un párrafo de un tomo de afamado catedrático en cuestiones del derecho, Sr. Parada, donde se hacía referencia al poco, casi nada fiable, proceder del Tribunal de Cuentas, pues este tiene como problema insoluble que dictaminar sobre las cuentas de los partidos políticos. El punto por el que puede reventar este teatro de la democracia mediática y mediatizada. Aunque no se le dijo allí,  digo ahora que el Tribunal de Cuentas no ha tenido vergüenza alguna en no dar un solo argumento jurídico sobre el por que del archivo de las denuncias. Otras le seguirán, no obstante. También, dado como está tan alto Tribunal  debería el Interventor accidental, señor Rodrigo,  probar fortuna  y concursar por un puesto. Con los dos informes del señor Osuna queda claro que tampoco le daría vergüenza emitir allí informes como los que le dictan aquí.

De lo mucho acontecido y tratado, de lo que Andrés Matas dejara cumplido reflejo, señalar otro momento glorioso, el de la respuesta a la propuesta socialista de constitución del Patrimonio Municipal del Suelo. Para ese momento ya se había quitado la faja, metafóricamente hablando, la señora alcaldesa. Casi se parte el cuello de la risa que le dio la propuesta del señor Herranz y que secundó toda la oposición. Bueno es rectificar, pues durante los quince meses del Tripartito tampoco se constituyó. Lo dicho, tras la propuesta la risa de la alcaldesa y un giro de cabeza, cuello en tensión y mirada fija sobre Osuna, que, avergonzado, levantó el brazo junto a sus compañeros, prietas las filas,  en el puesto que tienen allí, para que sigan las cuentas como el Tribunal de Cuentas permite y la señora alcaldesa quiere. El Secretario casi se ahoga al tratar de explicar si había o no que constituir el Patrimonio Municipal del Suelo. Le salvó la alcaldesa con un leve toque en la espalda que provocó el relajo de la glotis y el silencio de D. Gustavo.

Tras tres advertencias me expulsaron de la sala a falta de poco para acabar. Ella puede mentir y amenazar. Abajo a callar. Va a ser que no.  Sin vergüenza alguna abandoné la sala, por tercera vez en quince años, la alcaldesa me hacía salir del pleno. Hasta la próxima.
 

Luís Chamarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s