La estrategia del “mercado” en las democracias occidentales va obteniendo sus frutos: “deslegitimar la política”.

La intervención que ha colgado el CocoDrilo sobre de Iñaki Gabilondo ha corrido por la red como la pólvora. Sin embargo creo que ha abusado de ambigüedad. Suscribo habitualmente sus intervenciones en los análisis que hace de la vida política y social. Parece que nos abre los ojos para decirnos con la rotundidad de quien acaba de descubrir algo nuevo, “estamos sometidos a los mercados”.

Llevo reflexionando mucho tiempo sobre las consecuencias de esta crisis financiera tan brutal desde una posición fundamentada en la crítica sociológica desde la que habitualmente pretendo situarme. Con lo que estamos padeciendo, no sólo en España, sino en todos o casi todos los países europeos, nuestro voto puede llegar a ser inútil porque los que realidad gobiernan en un mundo globalizado son los mercados y la social democracia del bienestar está seriamente amenazada.

A Zapatero le han obligado esos “mercados” a tomar unas medidas que claramente contradicen en gran parte su programa de Gobierno y su proyecto político con el que ganó las últimas elecciones. Proyecto que apoyaron más de 11 millones de españoles. Ahora si creo que el pretendía que otro camino nos iluminara ante la realidad de la crisis, la hipocresía del PP, más conforme con los postulados del liberalismo económico nos quiere hacer parecer una cosa cuando en realidad postula la contraria. Cada vez tengo una visión más pesimista de la realidad democrática que vamos a vivir durante los próximos años.
No estaba en el animo de Zapatero la congelación de las pensiones, ni la reducción del sueldo a los funcionarios, ni el recorte de las inversiones en infraestructuras, ni la reducción de los presupuestos para cooperación al desarrollo, ni la prolongación de las pensiones hasta los 67 años, ni la reforma laboral que va a provocar la primera huelga general de los sindicatos contra el Gobierno socialista.

¿De qué sirve votar por un programa socialista si al final esos misteriosos “mercados”, obligan a imponer medidas antisociales en línea con lo que ellos quieren y vienen reclamando desde hace mucho tiempo?

Reforma laboral para abaratar los despidos y provocar un aumento mucho mayor del paro con sus consecuencias: pobreza, exclusión social, pérdidas de viviendas por impago de hipotecas, tensiones familiares, stress, la depresión…

 

Iñaki Gabilondo así lo ha declarado: “El régimen en el que vivimos es una dictadura, una dictadura muy particular, pero una dictadura; disfrazada con los ropajes de la democracia, pero una dictadura”.

Igualmente Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Sevilla y miembro del Consejo Científico de ATTAC España… dijo: “se ha comprobado sin dificultad que ni los gobiernos socialdemócratas como el español ni los más conservadores como el francés o el alemán o ni siquiera el presidente de Estados Unidos que se considera el más poderoso del mundo pueden aplicar las medidas que inicialmente proponen”.

Dice también el profesor Torres: “Mientras que es una evidencia clamorosa que las políticas de privatización, de desregulación y de austeridad de los últimos decenios y que ahora nos imponen aún en mayores dosis han generado menos crecimiento económico, menos empleo, más desigualdad y pobreza, menos derechos sociales, mayor número de crisis y más peligrosas, más destrucción ambiental y solo, eso sí, mucho más beneficio para los financieros y las grandes empresas”.

¿Con qué motivación podremos ir a votar en nuevas convocatorias electorales? ¿Dónde queda el sentido democrático?

No es sólo una reflexión para España, sino para toda Europa. Es el gran capital el que manda, ordena e impone sus órdenes a los Gobiernos de cada país. Es brutal el retroceso que esto supone en las conquistas sociales de los trabajadores y pensionistas que son, como siempre, los grandes perjudicados.

Por eso es lógico y justo que los sindicatos hayan convocado para el 29 de Septiembre una jornada de protesta en toda Europa y en España una huelga general. Lo importante es que no perdamos el norte y no nos dejemos engañar fácilmente. También el mercado domina a la inmensa mayoría de los medios de comunicación. Los demócratas tenemos nuestro mayor enemigo en un poderosísimo dictador que controlará únicamente sus intereses económicos.

JGM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s