China y Estados Unidos de América

Hace algún tiempo que vengo pensando en la dificultad que nuestro país está teniendo para vender los productos industriales, de óptima calidad, a los países que habitualmente lo venía haciendo hace algunos años. Los medios en que me vengo informando sobre economía, culpabilizan de todos los males a la crisis mundial, que efectivamente es profunda y se previene que  será larga, pero no se mencionan algunos puntos que la podrían hacer más llevadera, especialmente en el gravísimo problema del paro que afecta a más de cuatro millones de trabajadores, de los que casi la mitad sólo disponen del subsidio de paro y los jóvenes que nunca han trabajado ni siquiera tienen eso.

La economía nacional, desde hace muchísimos años,  no se mantiene solamente del consumo interior, si no que necesita de la exportación para poder mantener sus industrias a pleno rendimiento; junto con esta exportación y la de los productos agrícolas y ganaderos, nuestra balanza de pagos se puede mantener con un déficit soportable como se ha demostrado entre los años 90 y 2006. Es cierto que la venta de inmuebles en zonas del litoral a los extranjeros también venía a mejorar nuestra balanza y esto ha desaparecido, pero hay un factor determinante que no se ha mencionado en la crítica económica, se trata del monetarismo y sus influencias en la productividad y por lo tanto en el empleo. Hoy hemos visto, que el Presidente Obama hacía una referencia al egoísmo de China al no revalorizar su moneda, impidiendo el desarrollo de las exportaciones americanas, en las áreas de influencia de los mercados chinos. Esto me recuerda que desde hace 10 años el dólar americano comenzó a desvalorizarse, hasta alcanzar el que tiene hoy de 140 $ por 100 €, cuando la realidad no forzada sería que estuvieran ambas monedas a la par aproximadamente, pero el egoísmo americano no tiene freno ni nadie que se lo ponga. Sin embargo si se atreven a reclamar clemencia a los chinos.

No quiero exagerar esta realidad, porque no sería justo ignorar que las importaciones de petróleo nos convienen pagando en dólares baratos, pero seguramente será en la única importación de la que no podamos prescindir y en período de crisis hay que importar sólo lo imprescindible y en el resto de productos recurrir a la producción nacional. He oído varias veces en estos años de crisis comentarios como este que sigue “Hemos estado de vacaciones en Nueva York y con las compras tan baratas que hemos hecho, casi nos ha salido gratis” Me pregunto ¿Serán españoles estas personas? Seguro que ellas creen que sí, que son españoles, pero listos, demasiado listos creo yo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s