La ciencia y el trabajo (Por Rafael Guardiola)

El progreso de la ciencia continua imperturbable el camino de la humanidad, aunque no todos queden satisfechos de los cambios que lo nuevo exige al mundo de la economía  y por lo tanto del trabajo, el progreso comporta riqueza, bienestar y seguridad al ser humano, en términos muy generales, pero exige generosidad en el reparto de sus beneficios, para que cada hombre y mujer participe de los avances de la ciencia, independientemente de que tengan o no participación directa en los frutos de ella, porque la ciencia la hacen avanzar los hombres y mujeres, que teniendo capacidad para hacerlo, tengan también oportunidad de intervenir.

 

La humanidad misma ha tenido ocasión de testimoniar  de cómo el progreso ha perjudicado la convivencia y el bienestar social, en algunos momentos históricos, de grandes avances de la ciencia y de la técnica, que posteriormente han devenido en paz y bienestar. Son movimientos inevitables que hay que saber soslayar con inteligencia e ingenio por parte de aquellos que tienen poder para hacerlo. A principios del siglo XVIII, comienza la gran revolución industrial que deja sin trabajo a mucha gente y obliga a los empresarios de la época a evolucionar en la técnica o cerrar sus pequeñas industrias artesanales, dejando sin trabajo a gran parte de la población.  Hoy estamos otra vez en uno de los momentos del avance tecnológico, que produce discordancias sociales y daños inmediatos en empresarios y trabajadores; pero hoy tenemos una sociedad más informada, más capacitada  y mejor preparada para entender que hay que buscar nuevos caminos para alcanzar la necesaria estabilidad económica. La búsqueda de estos caminos no debe demorarse, porque mientras se encuentran, hay mucha gente que sufre y puede caer en la desesperanza, cuyo recuerdo de otros tiempos nos hace temblar. El tiempo es otro, pero el ser humano es el mismo.

La gente con mayor facilidad para pensar, esté donde esté, tiene la obligación de aportar en foros de debate sus ideas, para que en grupos de diferentes talantes, puedan conseguirse resultados prácticos en la creación de nuevos puestos de trabajo, y en el menor plazo posible. Sería, sobre todo necesario, que esta aportación humanitaria fuera totalmente gratuita, de forma que todo  el que tenga alguna idea constructiva, no encuentre dificultad alguna para ponerla en juicio como posible alternativa. Sabemos bien, que las nuevas tecnologías precisarán de trabajadores preparados para utilizarlas y para ello se están promocionando, entre los trabajadores en paro y en jóvenes sin trabajo, diferentes clases de “enseñanza profesional”, para que no tomen por sorpresa a los que necesitan trabajar. En Valdemorillo queremos comenzar cuanto antes una entidad seria y eficaz que trabaje en el sentido expuesto; somos pequeños, pero queremos aportar nuestro grano de arena a la reconstrucción del tejido laboral que se ha destruido en tan poco tiempo.
 
RGH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s