22-M: El engaño de las encuestas (Por Luis Chamarro)

El 22M las urnas han hablado y los resultados obligan a la reflexión sobre las causas y consecuencias de lo ocurrido. Mas que un movimiento ha si un terremoto origen del tsunami político como  algunos lo han descrito. Aunque los estudios demoscópicos previos al veintidós de mayo ya auguraban una derrota es cierto que no lo hacían de una manera tan contundente. Siempre queda el final de los procesos para cambiar los deseos en un sentido u otro. En este caso para bien de las posiciones de la derecha nacional española y con claro perjuicio para las posiciones socialistas. La coincidencia en estas conclusiones es generalizada sea cual sea la voz, emisora o periódico en el que se plasme las opiniones de quienes habitualmente se manifiestan por cuanto nos rodea y afecta.

En el interior de la organización socialista, de nuestro partido, pesan, de momento, más los silencios que los posicionamientos frente a los resultados. Es evidente que los más significados de las direcciones territoriales y federal no pueden escapar de la presión mediática y de la obligada entrega a la prensa de titulares y contenidos de unas pocas palabras o desde los mutis administrados.  Es de esperar que se generalice el proceso estatutario y político de puesta en común, valoración y acción que las asambleas de afiliados deben llevar a cabo. Las elecciones han sido municipales y autonómicas por lo que la capacidad de crítica y proposición está mucho mas al alcance de todos y obligada, en muchos, a una manifestación previa a la resolución de pactos de gobierno en muchas instituciones. También sobre las acciones precisas para la estabilización y recuperación vital de la organización a diez meses de un compromiso que puede ser fatal para el futuro de la izquierda democrática. Algunos llaman a esto asuntos internos y lo descalifican como si no fuera nunca preciso adecuar la nave, la organización a los objetivos que dice perseguir. Los mismos  bajo cuya responsabilidad se ha desmantelado buena parte de las estructuras orgánicas y morales que recogen los estatutos que tras  ciento treinta años de historia  y experiencia siguen siendo el mejor apoyo en que sustentar el futuro.

Del pasado reciente, de la gestión de los responsables territoriales en cada ámbito y nivel, en función de los resultados ya deberían ellos mismos haber sacado sus personales conclusiones y primeras acciones políticas. En Madrid, en el PSM, donde sus encuestas y estudios auguraban una pérdida de la mayoría absoluta por parte del PP, desde hace más de dos años, el sofocón es mayor. Es de suponer que antes de la necesaria dimisión de los responsables de tamaño desastre se pidan cuentas a los gabinetes en que se han apoyado y que fueron presentados a la militancia como expertos profesionales. Claro que si los datos eran otros y la venta al cliente interior  de los previsibles resultados era una táctica en función de personales intereses de poder estaríamos frente a la corrupción en el ejercicio del cargo y frente a comportamientos dignos del desprecio político y merecedores de otras actuaciones. Los estudios encargados y pagados por el partido son propiedad del mismo y deberían ser accesibles a los afiliados, ya pasado el evento electoral por el que fueron contratados. La responsabilidad de la estrategia, de las acciones llevadas cabo en Madrid no es de todos. Todos nos hemos visto envueltos en ellas. Algunos nos hemos quejado. Pero la responsabilidad es de la Ejecutiva y del Secretario General. En su interno valorarán en que medida se reparten la carga, pero decir que la responsabilidad es de todos sin asumir lo que el cargo implica es lo mas triste y lamentable que se ha conocido en decenios de política socialista madrileña. De aquella primera e incomprensible imagen tras el nombramiento reciente sobre una moto de gran cilindrada, casco en el codo, bajo el reloj de la Puerta del Sol, a la de  a caballo sobre el balcón del palacio median una cadena de despropósitos políticos que tienen mucho que ver con los resultados alcanzados. La influencia de la gestión de la crisis económica ya venía descontada en los resultados de las encuestas con las que se nos prometía una casi segura victoria. Hoy tenemos que entre Callao y Sol se encuentra el 15M, de cuyas reivindicaciones también pudieron quedar rastros en las demandas ciudadanas recogidas en los sondeos y que no se han sabido comprender y defender a tiempo.

De la reunión de la Ejecutiva Regional socialista del pasado lunes debería haber salido una honrosa dimisión. No ha sido así.  

LCH

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s