El laberinto ya resuelto (Por Rafael Guardiola)

He conocido que la gobernabilidad del ayuntamiento de Valdemorillo ha sido resuelta con la colaboración de PIVALDE y la presidencia del PP.

Era una opción previsible y hasta cierto punto razonable, las actitudes políticas de una legislatura, la del 2007/2011, no puede presuponer la imposibilidad de un cambio en la siguiente y con esto no quiero señalar cambio alguno en PIVALDE, al fin y al cabo se trata de un partido independiente para abrazar opciones diversas al no verse obligado con ideología alguna conocida y siendo que el PP es un partido de derechas no tenía más opción, de querer seguir gobernando, que agarrarse al clavo ardiendo que supone tener que ceder parte de su autonomía, en lugar de gobernar en minoría y acabar siendo víctima de una moción de censura , de cuya experiencia Dª.Pilar es conocedora y se podrá decir que profesional.

Cuando hablo de cambio no me estoy refiriendo a que el PP vaya a cambiar su política conservadora por la política social, ya que esta última es el patrimonio ideológico del PSOE y no esperamos esta metamorfosis; me refiero a que sería muy conveniente para Valdemorillo que el ayuntamiento se abriera a una mayor y mejor democracia, que la puramente formal que ha venido aplicando hasta el momento, contando en sus proyectos con la opinión expresa y directa del pueblo, a través de la participación efectiva de asociaciones que al tiempo que ayuden a encontrar soluciones a las graves responsabilidades que van a heredar del consistorio anterior, sirvan para testimoniar que las actuaciones municipales no responden a intereses personales, ni de grupo, si no a los que el pueblo necesita  y merece.

Una buena demostración del cambio, al que aludo anteriormente, sería que el ayuntamiento publicara con detalle las deudas que hereda, con nombres de los acreedores, fechas de compromiso (Facturas, convenios, créditos bancarios a corto y a largo plazo, pagos pendientes con la seguridad social y fechas de vencimiento) Esta demostración sería una prueba de que el consistorio confía en su pueblo, al igual que el pueblo ha confiado en sus elegidos. Agradecería que este consejo no se tomara como una argucia saducea, si no como una muestra de la confianza que los políticos deben tener en sus administrados, ya que los intereses son de ellos, de los administrados.

RGH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s