Cien días (Por Luis Chamarro)

Con la intervención de cada uno de los grupos políticos en el acto de toma de posesión de la nueva corporación ha quedado finalizada la primera parte de este nuevo proceso de gestión municipal. Tras la concurrencia de cada alternativa, de la oferta pública de sus programas, de la venta electoral efectuada durante los últimos meses hoy, por fin, han quedado todos retratados. Pero sobre todos los protagonistas del pacto de gobierno.

Nadie se puede atrever a quitar el derecho a una decisión como la que han tomado una y otra, formaciones me refiero, aunque es sabido el peso de ellas, las dos, que poco les ha faltado para haberse fundido en un  profundo y húmedo ósculo, que políticamente se han dado, vulnerando las mas elementales reglas de la decencia política. Este morreo, pues han que tener cara para hacer algunas manifestaciones, ha tenido su culmen cuando la alcaldesa ha tenido el gesto de devolverle el favor que la señora Villanueva le hizo cuando en septiembre de 2004 voto a favor de ella en la moción de censura. Si que fue un gesto después de la jugada que doña Pilar hizo a doña Carmen, cuando habiendo sido esta ungida por el dedo del señor Romero de Tejada, fue abandonada en la escalera del consistorio, cuando se prefirió al señor Sabugo como compañero de aquel viaje. ¿Cuántas veces ha ido contando la señora Villanueva que aquello fue su mayor error político? Que entonces no conocía bien lo que debía hacer. ¿Cuándo mentía? Entonces o ahora, que con todo el desparpajo que le caracteriza ha contado a los asistentes al pleno de hoy. Puede que mienta cada vez que abre la boca y la abre mucho. Por ejemplo en la última mesa de contratación convocada en el Ayuntamiento, de la que se marcho después que manifestar que todo aquello olía mal y preguntándose quien se llevaba el dinero. El trece de mayo, luego la campaña, con la participación de ilustres fichajes y comprometidos en su apuesta por el cambio, el señor Osuna, quien de convencido y comprometido ha pasado a traicionado tras el acuerdo de la señora Villanueva y la señora López, que él no ha apoyado.

En realidad ya hace tiempo que las actuaciones observadas en plenos, comisiones, manifestaciones, colaboraciones periodísticas y silencios nos tenían en la idea que pediera haber algo en la trastienda.  Es decir, que en la hipótesis de unos resultados del tipo de los habidos, algo muy predecible hace tiempo, había que tener una salida de estabilidad a la alternativa política amparada bajo las siglas del PP y de los importantes intereses en juego en Valdemorillo y la comarca. Intereses económicos e inmobiliarios también, claro está. Todavía recuerdan las paredes remozadas del Ayuntamiento las enérgicas palabras de la señora Villanueva en defensa del proyecto urbanístico de Prado Aulencia cuando, no siendo la concejala de urbanismo, tomo la batuta, el micro y la pancarta para convencer a los vecinos de las bondades de aquel potencial desastre, sobre el que luego avanzó su ahora pareja de baile, la señora López. Ahora se reparten la tarta, una alcaldesa, otra vice, urbanismo, medio amiente y las urbanizaciones. Pedazo de circo el que se avecina. Con las denuncias que hay en los juzgados, con las que se avecinan, con todo lo largado en estos tiempos pasados y los silencios que los que estamos cerca de esto conocemos al detalle.

Hoy otra posibilidad,  que esta maniobra pudiera ser una jugada para dejar salir del Ayuntamiento a la señora López en un tiempo prudente, camino de otras actividades. Son muchos años, dieciséis perdidos, decía su pareja de cartel ahora, doña Carmen. Una salida con la posibilidad de dejar a esta al amparo y gobierno del club de la gaviota o PP local. Las alabanzas llevadas a cabo hoy  por la regidora hacia su ya colega de gobierno han sido   propias de una fan entregada a la causa y la causa es ella misma y sus aspiraciones. En este caso puede comprenderse la pública actitud que hoy se ha podido observar en el salón de plenos, en esa cueva habilitada para ofender a la institución municipal cada vez que se convoca algún acto en tan inapropiado espacio.

Los asistentes como de costumbre. La oposición en faenas de aliño al tomar la iniciativa de apoyar al segundo mas votado.

Han pedido cien días de gracia. No se si entender que nos vamos a partir el esternón de risa con los chistes que podamos hacer, con lo que lleven a cabo o con qué. Espero que no piensen en que durante tres meses vamos a estar a la espera de ver que hacen y con que resultados. La alcaldesa lleva cinco mil tres cientos setenta y cinco, más o menos. El resultado de quince años a razón de trescientos sesenta y cinco días y noches. Más paciencia es imposible. El martes nos veremos con lo del acceso a la reforma del edificio consistorial cuyos planos y documentos han permanecidos ocultos. No para la señora Villanueva, que de esto y otras cuestiones no se ha querido enterar. Otros tampoco, por eso están en la oposición.

LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s