Como se mueven corruptores y corruptos (Por Jesús González)

La presidenta madrileña, agobiada por la oposición, aseguró que en el sumario del caso Gürtel su nombre sólo figura “porque estaba enfrentada con todos los de la presunta trama”. Si, Esperanza Aguirre se dio prisa para desmarcarse, el ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps, opto, como otros y otras, por quedarse observando el paisaje como si el asunto no fuese con él o pudiera quedar olvidado en el tiempo. En el caso de Camps, una futura sentada en el banquillo, le han hecho dimitir. Ahora veremos el siguiente capítulo.

Dispuesta la ley hecha la trampa, las normas están para romperse, las leyes se amoldan y la mayor parte de la corrupción local no se descubre en tiempo y forma y, hace falta la presión ciudadana y mediática actué para evitar que se impongan leyes que favorezcan el intercambio de dinero, que triunfe el tráfico de influencias.

Los corruptos que llegan al poder impulsados por los corruptores que saben que son corruptos no fichados aún; que los ayudarán en sus planes, porque los tienen agarrados por datos y papeles comprometedores. Algunos hacen la vista gorda ante ilegalidades, sin ser corruptos, no cumplen con su deber de denunciar prevaricaciones, tráfico de influencias, mordidas y comisiones, no tienen la honestidad de servicio social del principio ético imprescindible para merecer vivir…y tienen miedo o han sido colocados por favores.

Cuando el miedo se acrecienta entre los laxos, ya se dice que la honradez y la honestidad no dan de comer. Ya está preparado el camino para que los corruptores lleguen al poder, convenciendo a gente que está en altas instancias para que se unan a la familia, para obtener información desde el poder, para saber quién es quién y seguir corrompiendo a otros. El apaño se hace desde el poder, es cuando todo comienza a funcionar a la manera mafiosa, tanto tienes tanto vales, de tal familia vienes…, ahí te pongo,… todos sirviendo al poder económico pero no al interés social del pueblo. Entonces toda honestidad se transforma en una utopía, en pura falacia.

Los corruptores se van tratando de sacar provecho y tratan de establecer alianzas basadas en el conocimiento de los hechos delictivos de otros que no hayan sido descubiertos ni denunciados. A partir de ahí se unen como hampones en una familia, en una “cosa nostra”, una mafia que aumenta su poder para ampliar a los agradecidos. Diversificando sus influencias e intereses, convirtiendo a todo potencial delincuente en un posible miembro de la familia al que mantienen atado, por saber sobre las actividades ilícitas ajenas es la fuente de la ampliación de la familia corruptora.

Si esta dinámica no la rompe nadie. Llega un momento en que todos son golfos, los de arriba y los de abajo, los del poder y los del negocio, todos trabajan para sus intereses comunes y tienen al pueblo silente como Unidades Humanas de Explotación.

Por tanto, cuando falta la honestidad, todos somos potencialmente corruptos y corruptores, la falta de honestidad es la clave, viene predispuesta desde la falta de honestidad en la educación estatal y privada, la falta de honestidad asociada al triunfo económico y político. Los triunfos exaltados sin analizar la falta de honestidad de personas, van corroyendo la sociedad desde sus cimientos, viendo como se absuelven ladrones, se rematan honestos, viendo como el ser honrado aunque pobre es denostado, ninguneado.

La gente se va corrompiendo, salvo que tengan fuertes convicciones, viendo como los mejores no son los que suben; sino que se promocionan los deshonestos o sus hijos que ocupan los cargos de responsabilidad por enchufes que luego resultan onerosos para los corruptores que los impulsan. Sin honestidad, las sociedades terminan en crisis destruyendo el sistema social, donde a la gente honesta se les llama incapaces. Lo que prima es que favorezca a los intereses del poder. Para que todos sepan que solo en el poder se llega a triunfar. Al final el corruptor y el corrupto son parte de la misma impudicia que solo tienen una diferencia en el grado al que han llegado en el poder, pero son parte de la misma cosa que es: La falta de ética y de honestidad. Todos los pueblos pueden ser fincas particulares de unos cuantos que hacen del mundo lo que les place porque no les falta gente que los sirven a costa de la pobreza de otros.

Esperamos que la cordura, las convicciones, las creencias… pongan freno a esta situación conocida por todos, pero tolerada, como mal menor, por la mayoría. Quien tenga motivos para hablar, que lo haga, el pueblo no se lo agradecerá, pero su conciencia sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s