Comparando (Por Rafael Guardiola)

Mantenía Don Gregorio que la desesperación humana ante el presente y el destino del mundo, compartida por personalidades egregias de la historia, prevenía que el año que estaban viviendo era el de la máxima decadencia y atrio seguro del fin de la civilización y de la especie. Agregaba como prueba la frase de Séneca: “Queja fue esta de nuestros padres; queja nuestra es y lo será de nuestros hijos” Pero añade que los años y los siglos pasan y desmienten los trenos lúgubres de los profetas; pero estos siguen sordos a la experiencia e imperturbables en su mismo clamor pesimista.

Malos son los tiempos que nos ha tocado compartir, pero en modo alguno debemos dejarnos llevar por el pesimismo que algunos prohombres, que ya son historia,  nos quieren inculcar llevados de la misantropía de su falta de actualidad y presencia activa en la sociedad. Estos profetas son aquellos que, no sin razón, han sido apartados del magisterio que, por sus perfiles pasados, deberían estar ejerciendo sobre los pueblos. Nadie los aparta, ellos mismos lo hacen con su negatividad, ante los vericuetos de la vida real, que hace algún tiempo ya no comprenden. No comprenden que la vida siempre ha sido y sigue siendo una carrera de obstáculos, que ellos mismos supieron evitar cuando eran más jóvenes y ahora ya no lo pueden hacer. Una mezcla de ánimo e incapacidad de poner el reloj en hora, les ata a una mediocridad que en otros tiempos fue genio y luz que iluminaba los caminos.  Cuando en algunos colectivos se dice que hay que dejar paso a la juventud, se quiere entender, por algunos, que se está hablando de edad y también, pero principalmente se refieren a la juventud de las ideas, la frescura de los procedimientos y la claridad de las exposiciones, que tan importantes son en la democracia, en la que se debe compartir la voluntad de todos, que aunque en principio no tengan intencionalidad, la fuerza de los argumentos y de la razón puedan siempre prevalecer sobre los intereses personales o de grupo.

Cuando antes he afirmado que vivimos malos tiempos, no me refiero a que los momentos históricos de la actualidad los vayamos a considerar peores o mejores que ayer y que mañana, si no que la necesidad de solventar las dificultades del día a día, requieran mayor dedicación y esfuerzo que cualquier tiempo pasado, que como dice el poeta del renacimiento Jorge Manrique, nos parece mejor. Es posible que la mayor edad y sobre todo los achaques nos hagan más difícil la vida, pero juzgar por nuestra capacidad presente el desastre del futuro es una pretensión altamente engañosa por egocéntrica. Más inteligente sería pensar, que nuestra experiencia nos pueda, con algún esfuerzo, siempre el esfuerzo, facilitar la solución de nuestros problemas y aún mejor, también ayudar a facilitar  los que tengan los demás.

El gran daño que nos está irrogando la crisis económica por la que atraviesa nuestro mundo rico y civilizado, ¿Podría tener parangón con los daños de los terremotos de Haití o con la sequía de Somalia? Supongo que todos estarán de acuerdo conmigo en que nuestro problema es insignificante al intentar la comparación, sin embargo nos parece catastrófico porque lo sufrimos nosotros. Egoísmo puro y duro.

España entra en un retroceso de nuestro estado de bienestar. Podemos pensar seriamente que con las ideas de Rajoy quedaría más reducido que con las de Rubalcaba y es verdad. No obstante cada uno votará lo que quiera, al fin y al cabo los ricos ya consiguieron el estado de bienestar  mejor y mucho más duradero, aunque también se estarán lamentando por las pérdidas que hayan podido tener, sin embargo los que hayan perdido su trabajo y les haya sorprendido sin una reserva para soportarlo estarán sufriendo mucho más y a pesar de todo su problema siempre será inferior al de los somalíes, para los que es cuestión de vida o muerte.

¡Ayudemos a Somalia y votemos a Rubalcaba! Y sigamos viviendo nuestro estado de bienestar, aunque sea algo más reducido.

RGH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s