Poniendo piezas en mi pantalón. Capitulo.2º (Por Jesús González)

Las dificultades que atraviesan los ayuntamientos en España están abriendo un debate respecto del modelo municipal no actualizado desde las Cortes de Cádiz, en 1812, cuando los Consistorios no ofrecían servicios… Hay 8.109 municipios. Es una exageración económicamente insostenible.

Por esta misma circunstancia en Grecia, y como consecuencia de la crisis se han suprimido dos tercios de sus ayuntamientos, de 1.034 a 355, para recortar el gasto público, lo que supondrá un ahorro de 1.185 millones de euros anuales. ¿Es posible algo similar en España?
Desde luego, siempre existe algún matiz diferenciador, pero la realidad es similar y la andadura ya la encabezaron países con mayor desarrollo que el nuestro.

Las hipótesis de este planteamiento hay que buscarlas sin tener en cuenta más condicionantes que el escenario de nuestra economía. Para empezar ahí van cinco razones:

1.-Las Diputaciones Provinciales, en el caso canario los Cabildos, son en su esencia antiguallas inútiles y obsoletas que han sido dobladas por las Delegaciones de las Comunidades Autónomas.

2.-Habria que procede a la unificación de municipios, aunque no por número de habitantes que supondría el abandono de determinados espacios, que de no ser por el apoyo a escala municipal resultarían despoblados, con la consiguiente repercusión que esto tendría para el Medio Ambiente.

3.-Se pueden reducir municipios es en el entorno de las grandes áreas urbanas, posiblemente tomando como referencia la realidad de las poblaciones que son cabeza de partido, con la intención de focalizar la parte más importante de la administración. Quedando las poblaciones, menos importantes, próximas con una administración funcional similar a las juntas de distrito. Compuesta por personalidades notables del municipio, sin asignación económica, que fueran portadores de los intereses locales a estancias supra-municipales.

4.-Hay notables experiencias en Madrid o Barcelona, donde diversos núcleos han sido absorbidos para constituirse en barrios. Luego está el esfuerzo que nos queda por hacer a la hora de integrar las nuevas tecnologías en la gestión municipal, hay que aprovechar para reducir competencias o cuando menos evitar solapamientos, de Guardia Civil y Policía Local…. Una reducción de ayuntamientos redundaría en un mayor ahorro y no solo económico sino en esfuerzos administrativos y en eficacia en la gestión municipal.

5.-Con una reducción del número de ayuntamientos, al estilo británico (todos ellos mayores de 20.000 habitantes) se conseguiría ahorrar en presupuestos municipales los cargos políticos y una parte del funcionariado que pasaría a la población más importante, simplificaría la redundancia de servicios y facilitaría la gestión global, repercutiendo en la calidad de vida de los ciudadanos. Pero… ¿Están nuestros representantes políticos por la labor de llevar a cabo esta tarea? Además, esta reducción en el número de ayuntamientos debería estar aparejada de una redistribución de emulaciones entre los tres niveles competenciales y una financiación real y efectiva. Si un ayuntamiento se endeuda sus ciudadanos igualmente. Es inaudito que paguen sus deudas a muchos meses vencidos. Al igual que cualquier empresa, deben pagar a trabajo realizado, pues existen muchísimas familias que no pueden esperar a que llegue el momento de cobro.

Así con una estimación rápida, pero desde luego no descabalada cada ciudadano de Valdemorillo para conjugar la deuda contraída debería de pagar 2.000 euros como mínimo. Aprovecho este dato para intentar llegar a la conciencia ciudadana que todavía piensa que la deuda contraída la paga el ayuntamiento y sus políticos, como si se tratara de una entidad abstracta. La deuda la tendríamos que pagar entre todos, por esa  razón la responsabilidad de control que ejercen los grupos de la oposición tiene que ser observada con el interés debido del administrado. Pensar que con votar cada cuatro años nuestras obligaciones ciudadanas están cumplidas, es un error de bulto que demuestra nuestra bisoñez ciudadana.

Es cierto que el modelo territorial español está conformado por municipios de escasa población. Tal supresión podría dar lugar a un galimatías administrativo. Lo que se debería analizar de forma exhaustiva y controlar periódicamente es la economía de los ayuntamientos, las fuentes de financiación y el estado de las subvenciones y ayudas recibidas para actuaciones determinadas. Los interventores municipales, independientes del poder, tienen mucho que decir sobre este asunto, sobre ellos debe recaer la responsabilidad penal por negligencia en su intervención.

JGM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s