Mas allá de los circulos en que se cimenta el 15M

Se consigue mantener la exigencia de un cambio económico y político de sus reivindicaciones en la Puerta del Sol, a pocos días de los comicios locales y autonómicos, consiguieron colarse en la agenda política que todavía no se ha abandonado. Sin embargo, las disímiles sensibilidades que conforman el movimiento se resisten considerar el calendario la fecha de las próximas elecciones generales y apuestan por no centrar su objetivo en el nuevo contexto electoral. Es un acontecimiento más, una anécdota Hasta que no cambie el sistema de elección o, mejor aún, la ley electoral, no nos debe representar democráticamente porque no incorpora su esencia.

Por eso se chocará contra los recortes en los servicios públicos de sanidad y educación, como eje de sus actuaciones a corto plazo. Además, hay que trabajar para afianzar las asambleas universitarias que se han creado. Está previsto organizar actos, debates, encierros, jornadas de trabajo dentro del campus.

Con independencia del proceso electoral, el 15-M seguirá ejerciendo la labor de ojo avizor. No se debe llamar a la abstención ni al voto nulo, pero sí estar atentos a todo lo que vaya en contra de la reposición política.

Precisamente con el objetivo de avanzar en propuestas que hagan de la democracia un sistema más abierto, transparente y participativo, el grupo de trabajo de política a corto plazo de la Acampada de Sol llevó a cabo el I Encuentro Popular sobre Presupuestos Participativos. Buscando alternativas que favorezcan la participación y la apertura democrática.

Las diferentes vertientes del movimiento admiten que la organización del 15-O ha consumido energía y les ha impedido centrarse en programar su próximo calendario de acciones. Sin embargo, se debe empeñar en dejar claro que esta jornada no es el final, y debe considerarse un nuevo principio para la concienciación y el movimiento de toda la sociedad afectada por los cambios que se están originando en el mundo del estado del bienestar. Debe considerse un nuevo marco que permita evitar a los poderes facticos, distorsionar una realidad social que ellos mismos han impuesto.

El profesor Pastor de Ciencia Política de la UNED considera que la lucha contra los recortes en servicios públicos debe constituir una cuestión clave, porque le hace conectar con otros sectores de la ciudadanía también preocupados con el planteamiento liberal conservador de Esperanza Aguirre. Pastor opina que es positivo que los indignados deben continuar expresando que no quieren ser espectadores de una realidad que se está urdiendo a espaldas de la realidad social.

En este sentido, Esther Vivas, miembro del Centre d’Estudis sobre Moviments Socials de la Universitat Pompeu Fabra, subraya la importancia del arraigo del movimiento en lo local. Valdemorillo debe trabajar conjuntamente con las AMPA y la Asociación por los Derechos de los Ciudadanos M21, cada uno desde posicionamientos específicos, pero tendentes a unificar criterios de posicionamiento contra los tijeretazos en educación o sanidad y los sueldos escandalosos de los políticos. Al abordar reivindicaciones concretas es importante que haya una combinación entre acciones específicas y momentos de imagen colectiva.

Tras más de cinco meses de existencia, el 15-M ha logrado concretar sus preocupaciones, si bien no resulta tan claro que viva una argumentada priorización de sus objetivos. Los expertos de la Facultad de Sociología de la Complutense consultados coinciden en que es “difícil” consensuar propuestas en un movimiento que se ha caracterizado desde su eclosión por su “amplitud, pluralidad y diversidad”. “El rechazo a los recortes, la exigencia de una democracia participativa, la apuesta por las medidas en contra de la profesionalización de la política. son suficientes asientos para que el 15-M continúe”. Nosotros desde M21 hemos podido constatar que en el grupo de Valdemorillo y Navalagamella, existe más voluntad que concreción, a la hora del establecimiento de acciones concretas de actuación aun estando estar perfectamente constatadas y enmarcadas. El profesor Pastor, que considera que mientras el movimiento mantenga su legitimación social, “no hay por qué forzar los ritmos”. Desde la Universidad Complutense, el Emérito de Sociología Juan Díez Nicolás sostiene una tesis que ha sido ampliamente rechazada en el movimiento desde su aparición. “Si no se convierte en una organización con una estructura, desaparecerá como lo hizo el mayo del 68. Un movimiento social sin jefes tiene limitada su capacidad de acción, aunque sí de reacción”.

El movimiento 15M se articula desde una estructura colegiada y coordinada, donde figuran personalidades destacadas del mundo de la cultura. Por el momento no parece necesario capitanearlo, sí vertebrarlo, con visión democrática y participativa.

JGM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s