Linchamiento reaccionario al estado de derecho (Por Jesús González)

Esta Sala también ha aceptado la declaración, en calidad de testigo, del funcionario del juzgado de Garzón Vicente Maroto, liberado para el caso Gürtel, que alertó a algunos letrados de que sus comunicaciones estaban siendo grabadas.

A su llegada al alto tribunal, el todavía titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 ha estado asediado por personas que le han gritado mensajes de apoyo mientras se referían al abogado y ex fiscal Ignacio Peláez, como “fascista”, y “traidor”.

Garzón ha entrado al juzgado sereno, sonriente y no ha querido hacer manifestaciones, mientras oía envíos de apoyo, la mayoría alusivos al segundo de los juicios que tiene pendiente, por investigar el franquismo. Tal vez por eso, media hora antes de que comenzara la vista se trasladaron desde la Audiencia Nacional una decena de jueces y fiscales para mostrar su apoyo al juez Garzón.

La pena a la que se enfrenta podría llegar a los 17 años de inhabilitación y supondría la expulsión del juez de la carrera judicial. La interceptación de las conversaciones contó con el visto bueno de la Fiscalía Anticorrupción y se hizo cuando la investigación detectó movimientos en cuentas bancarias en Suiza del cabecilla Francisco Correa y de Pablo Crespo, que estaban en prisión. La acusación considera que esas escuchas ponían de manifiesto la estrategia de defensa de los letrados y por tanto violan los derechos constitucionales de los encausados.

Días más tarde, Garzón se deberá enfrentar el próximo 24 de enero al juicio por un delito de prevaricación por investigar, presuntamente sin competencia, los crímenes del franquismo. Esta causa es la que suscitará una mayor cobertura mediática y a la que previsiblemente se acreditará un mayor número de medios, según fuentes del alto tribunal. Al igual que hizo previamente Amnistía Internacional, es un verdadero bochorno que un magistrado pueda ser juzgado por buscar la verdad, la justicia y la reparación” para más de 100.000 desaparecidos durante la Guerra Civil española y quién, fue capaz de detener al dictador Augusto Pinochet mientras este permanecía en Londres”. Gracias a Garzón se abrió una puerta en todo el movimiento de derechos humanos que había estado reclamando por años el ejercicio de la jurisdicción universal.

El ejercicio de crímenes contra la humanidad no concierne sólo a un país determinado sino que a toda la humanidad y Garzón lo hizo brillantemente, logró convencer a los jueces ingleses en el caso de Pinochet, gracias a su detención el 16 de octubre de 1998, centenares de jueces en todo el mundo se sintieron habilitados para ejercer la función judicial a nivel internacional o para ejercerla en sus propios países que constituye un hito en la jurisprudencia para todo el mundo democrático.

Si Pinochet no hubiera sido detenido tras la orden de Garzón, no hubiera habido juicio contra Alberto Fujimori, porque no se usaba juzgar a los presidentes o ex presidentes y Garzón es el que abre la puerta y eso no deja de ser un efecto muy importante en el mundo.

Se está juzgando al único juez que fue capaz de instalar tribunales especiales para reputar a los violadores a los derechos humanos y que, gracias a él, ningún dictador puede andar suelto por el mundo, sólo me parece una maniobra de la derecha más recalcitrante. De no ser por Garzón, Pinochet no hubiera sabido lo que es estar detenido pero además, todos los dictadores hasta antes de esa detención se creían intocables.

Desearía opiniones sobre este asunto por su trascendencia.

JGM

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s