Acercando culturas, Valdemorillo viaja: Baeza (Por Pilar Hiruela)

El treinta de septiembre pasado  fui recibida en su Excelentísimo Ayuntamiento por la Primera Teniente de Alcalde Doña Dolores Marín. Mi retraso en la fecha de llegada impidió encontrarme con  el Señor Alcalde Don Leocadio Marín Rodríguez, quien  tuvo que salir de viaje esa misma madrugada. Siento no haber podido saludarle, será  en otra  ocasión. Dar las gracias por su atención  a Doña Dolores Marín. Conversamos acerca del cometido de “Acercando culturas Valdemorillo viaja”, y su propósito, lógicamente de lo interesante que es para los municipios acercar su patrimonio histórico y cultural y que estos sean conocidos fuera de nuestras comunidades.

Baeza junto con Úbeda fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la  UNESCO,  ser plaza universitaria desde el siglo XVI, alberga hoy  día  una de las sedes de la Universidad Internacional de Andalucía.

Su rico patrimonio histórico y cultural se remonta allá por el siglo I a. C., siendo adscrita a la Hispania Citerior, pagando tributos pero con leyes propias. Más tarde seria Vespasiano quien le otorgaría  la categoría de Municipio Flavio.

En la Hispania Visigoda  seria sede Episcopal sufragánea de la Archidiócesis de Toledo que  comprendía la antigua provincia romana de cartaginense en la Diócesis de Hispania.

Su mayor crecimiento sería en los siglos XV y XVI  merced a la gran producción de cereales, harina, azafranes, olivo, vides, seda, madera y ganadería. Fue también una gran industria en paños y curtiduría. Todo ello dio lugar a  una importante nobleza que proyectó su status social tanto en la monumentalidad de sus edificios públicos,  desde los que regia la vida de la ciudad dotando de rico esplendor y encanto a la misma, como las casonas de resplandecientes artesonados y escudos heráldicos.

En esta visita estuve en todo momento acompañada por la Técnico de Cultura, Doña Filomena, que me acompañó a visitar la Casa de Cultura y Biblioteca, “José Molina Hipólito”. El edificio que alberga la Biblioteca, en sus inicios, fue el Hospital de San Antón, probablemente fundado en el comienzo del siglo XVI. Fui recibida por Doña Josefa-Inés Montoro de Viedma, autora del libro “Baeza en el mundo de Carlos I”, Licenciada en Filosofía y Letras, sección de Historia, por la Universidad de Granada. Actualmente es Archivera-Bibliotecaria Municipal y Directora de la Casa de Cultura, Asesora técnica para Patrimonio de la Humanidad, autora del “Catalogo-Inventario” de los documentos del siglo XIII al XVI del magnifico Archivo Histórico Municipal de Baeza, del cual tuvo la generosidad de abrir sus puertas para que lo visitáramos.

 

Deseo hacer una mención especial después de leído su libro,  cuya autora nos da a conocer las Reales Cédulas de Carlos I, a  Doña María Pepa Parejo Delgado, que junto con Doña Josefa trabajarían en la catalogación de los fondos documentales del Archivo Histórico Municipal. Y la que escribiera el prólogo de dicho libro nos habla de como ve a su autora:

       “A todos los baezanos que aman, luchan y conservan diariamente el patrimonio cultural y espiritual de esta histórica ciudad está dedicado este libro donde su autora, la infatigable archivera Josefa Inés Montoro de Viedma, nos lega de ese trabajo oculto, a veces poco reconocido y muchas veces olvidado de los seres humanos, que se encargan de facilitar el trabajo a los demás. Ella en su sede de la Casa de la Cultura, próxima a la estación de autobuses y, en mi caso, a la realización de una tesis doctoral sobre Baeza y Úbeda durante la Baja Edad Media. El afecto y el desafío que juntas asumimos ha sido la base de una amistad sincera e inquebrantable pese a la distancia. Conociéndola, no solo del profundo, certero y reflexivo conocimiento que Josefa Inés tenia de la Historia de Baeza, sino también, el deseo que le lleva a que no quede ningún vecino sin saber el rico patrimonio de su ciudad… “

Hermoso en verdad el prólogo que le dedica a la autora. Vaya  mi reconocimiento a dicha labor en común. Para mí,  que amo la historia y la cultura popular,  y que es mi deseo hacer que los pueblos se conozcan entre si, me enorgullece haber podido conocer personalmente a la autora, pasar con ella unas horas hablando de esa inquietud por el buen hacer en beneficio de nuestros pueblos y sus gentes. Mil gracias  Doña Josefa por su dedicación y por hacerme participe y disfrute de ese Legado Histórico tan importante que guarda Baeza.

“Andar por Baeza a  la puesta del sol es realmente un espectáculo de luz y sombras que te contagia de ese romanticismo sereno y te dejas querer, porque Baeza nació con un magnifico aval, el de Luis Berges Roldán, uno de los hombres que mejor la conoce y que por derecho propio forma parte  de los cien jiennenses del siglo XX y de Manuel Mateo Pérez  que através de su pluma sabe cautivar a los lectores”.
Escrito por el señor Alcalde en el libro  “Dibujando en Baeza” que a su vez te va contando la historia de cada plaza, de cada casa blasonada, de cada edificio monumental que nos habla como fueron edificados y por quienes, también su historia a lo largo de siglos. Baeza vista según Don Manuel Mateo Pérez. Si uno pasea y se sitúa en uno de los torreones de la vieja muralla, desde las almenas que lo coronan, Baeza esconde sus riquezas bajo tejados entre los que sólo asoman el campanario de su hermosa Catedral y otras torres de iglesias próximas, sus palacios, casonas, templos y conventos iluminados por el renacimiento, el barroco y el neoclasicismo. Los estilos tan diversos de su arquitectura constituyen algo más que  periodos artísticos para convertirse en formas de pensamiento.  Y es que esta ciudad andaluza conserva con mimo el legado de sus antepasados.

En el mismo libro escribiría el Señor alcalde, Don Leocadio Rodríguez, que “Baeza es una ciudad que manifiesta en su entramado de calles, y plazas,  esos espacios singulares y esa belleza serena que ha servido de inspiración a tantos escritores a lo largo de los siglos, que nos habla de un mundo interior con esa esencia y el impulso que la ha mantenido viva y esplendorosa para hacerla merecedora de ser declarada Patrimonio de la Humanidad”.

Estoy con usted Señor Alcalde, Baeza es eso y mucho más, sus calles están pobladas de pliegues y descosidos que permiten leer entre líneas la  apasionante historia que la creó. Desde Valdemorillo le mando un fuerte abrazo, siento no haberlo podido saludar. A Doña Inés  darle las gracias una vez más por su esmerada atención y por el regalo de su libro.

 

Baeza,  cuando se la visita por primera vez, que no es mi caso, ya que hace algunos años asistí a unas conferencias en ese magnifico edificio universitario sede de Antonio Machado, una se plantea de inmediato que ha de volver no tardando mucho para recrearse  por sus calles y plazas llenas de historia y romanticismo. Disfrutar de esa maravillosa gastronomía. Uno no debe venirse sin disfrutar de sus Alcachofas con panecillos, o el rico Bacalao al estilo de Baeza, o su nutriente Cocido mareado, el cual probé, exquisito por cierto. Sus postres, esas gachas finas de harina dulces, empanadas de cabello de ángel. Y tantas otras delicias en general.

Para quien fuere es obligado visitar la ciudad intramuros. Su  centro neurálgico es la Plaza de Santa María, establecida en la Baja Edad Media como sede de los poderes que regían la ciudad, el religioso y el civil. Una vez en ella nos encontramos la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora edificada, como solía pasar por aquellos tiempos, sobre la mezquita y que, según se lee, ésta había sido construida sobre un templo visigodo. Fue consagrada con la ocasión de la reconquista castellana. En ella nos reencontramos otra vez con Andrés de Vandelvira como ya vimos en Villacarrillo, Sabiote e Iznatoraf. En Baeza se daría el caso, siendo obispo Francisco Delgado López, quien después de varios avatares de destrucción y caídas de las construcciones anteriores, en los años 1545 se dispone a su reconstrucción, quedando el diseño del nuevo templo bajo la dirección de Andrés de Vandelvira, el más prestigioso arquitecto renacentista de toda la comarca. Como ya dimos a conocer en la Iglesia Basílica de Villacarrillo, Nuestra Señora de la Asunción. En la Catedral de Baeza toma, después de su muerte, la dirección de las obras Cristóbal Pérez. Pese a la sucesión de distintos maestros en su construcción la catedral es una pieza realmente espléndida  donde se puede apreciar el sello inconfundible de Vandelvira, y en la que se advierte claras influencias de Diego de Siloe.

Visitar también y dentro de Intramuros las Cancillerías góticas. La fuente de Santa María situada en el centro de la plaza edificada en 1564 para conmemorar la traída de las aguas a la ciudad. Junto a la Puerta del Barbudo encontramos la sede de la antigua universidad Santísima Trinidad, hoy Instituto, el cual tuve ocasión de visitar. Frente  a la iglesia de Santa Cruz se encuentra el Palacio de Jabalquinto, edificio muy destacado y conocido de la ciudad de intramuros y uno de los emblemas de Baeza. Pero, como veremos, la zona está plagada de rincones con palacios y casonas muy interesantes, como la casa de Avilés, siglo XVI, casa de los Galeotes del mismo siglo, casa de los Ávila, comienzos del XVII, Palacio de los Obispos del XVII, o el Palacio Rubín de Ceballos principio del XIX.

Su circuito amurallado, históricamente conocida, del  que aún subsisten importantes elementos, obedecen a un diseño islámico del siglo XI.

La Plaza del  Pópulo con su bonita Fuente de los Leones de la que se dice es monumento arqueológico procedente de la antigua ciudad ibero romana de Castulo.

Me pasaría horas hablando de esta maravillosa ciudad de Baeza. Todo un legado histórico que  no solo debemos conformarnos con leerlo, hay que ir a visitarla.

Quiero terminar estos apuntes de esta visita a Baeza dando las gracias a la primera Teniente de Alcalde Doña Dolores Marín por su recibimiento y esmerada atención.  Igualmente  a Doña Filomena, Técnico de Cultura, por su gestión y todo el tiempo que nos dedicó desde nuestra llegada.  Mi admirado reconocimiento a Doña Josefa Inés Montoro de Viedma por su cortesía y dedicación desde que llegamos a Casa de Cultura y por abrir las puertas de ese magnifico tesoro como es el “Archivo Histórico Municipal” y por el regalo de su libro “Baeza en el Mundo de Carlos I” Gracias, estoy segura que volveremos a vernos. Reciban un cariñoso abrazo.

Desde Valdemorillo, en nombre de nuestro excelentísimo Ayuntamiento y en el de la Asociación Municipios 21, a la cual pertenezco, quiero   dar las gracias  a todas las personas que han hecho posible mi visita con “Acercando culturas, Valdemorillo viaja”, a esos cuatro municipios de la provincia de Jaén: Villacarrillo, Sabiote, Iznatoraf y Baeza.

Pilar Hiruela

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s