Francisco de Asís Rozadilla González, alcalde e historiador local. ( Por Municipios 21)

EL VALDEMORILLO MONUMENTAL. LA IGLESIA PARROQUIAL

“La monumental iglesia de Valdemorillo nos ofrece testimonios de momentos históricos únicos en el área de los treinta kilómetros de radio desde Madrid capital. Se conjugan en ella tres detalles se singularidad arquitectónica de difícil parangón, que la distinguen de la mayor parte de las iglesias españolas.

El primero y principal corresponde a la primera de las tres iglesias que van sucediéndose en el transcurso de la historia. Nos referimos a la parte inferior del muro situado en la fachada norte., perteneciente a la primitiva iglesia mOzárabe, fundada al mismo tiempo que el pueblo por los hispanogodos, que huyeron de Titulcia, hacia el año  712, presionados por el avance de los árabe. Esta particularidad constructiva inscribe a la iglesia de Valdemorillo en el mismo grupo de los templos prerrománicos situados predominantemente en la franja norte peninsular, al que perteneces, por ejemplo, los del arte asturiano, e incluso con mayor antigüedad que éstos si la fecha del siglo VIII logra acreditarse arqueológicamente. Acaso sea esta la primera iglesia edificada por los cristianos después de la invasión árabe.

El segundo detalle pertenece a la dinastía Trastámara, cuando, probablemente a fines del siglo XIV, se construye la segunda iglesia, que es la gótica, cuya cabecera de capilla mayor y presbiterio aún admiramos hoy. Tuvieron entonces el buen sentido de conservar la pared mozárabe y de incorporar a la nueva iglesia la torre y murallas del pequeño castillo, edificado en el siglo XII, de un cuerpo superior de campanario, con ocho huecos de campanas, y continúo haciendo tal función en la iglesia gótica hasta que se alzó la tercera, que es la actual, en cuyo momento pasó a denominarse Torre Vieja. Así podemos considerar que la cabecera del edificio está metida dentro de la fortaleza románica.

La última peculiaridad es la obra del gran arcipreste Pedro de Cardeña, a fines del siglo XVI, época de Felipe II, cuando, ayudado por Bartolomé de Elorriaga y por Gonzalo Hernández, levanta la tercera iglesia, que es la que en el presente contemplamos, dotando de magníficas dimensiones, con mayor altura y abovedamiento a la gran nave única y, particularmente, cuando edifica el gran cuerpo de la fachada principal, de solemnidad catedralicia al modo de Villacastín, en el estilo renacimiento, versión novísima de de Juan de Herrera, inaugurado en el cercano monasterio de El Escorial. A él también se debe la remodelación del atrio-jardín-cementerio, siguiendo el modelo de la lonja del mismo monasterio, así como la construcción de las rampas herrerianas del acceso”.

Sintesis final del libro de Francisco Rozadilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s