Por una dedicida defensa de la ciudadanía. (Por Luis Chamarro)

La sociedad española desconfía cada vez más de las instituciones. El distanciamiento de las organizaciones políticas y de sus responsables queda meridianamente claro en las encuestas y estudios de opinión. Solo el 56% de los ciudadanos consideran que el sistema democrático sigue siendo, pese a todo, el mejor que ha tenido España e su historia.

El paro, la crisis financiera,  la situación del Banco de España, el laberinto autonómico, la ineficacia del parlamento, la situación del poder judicial, la financiación de los partidos políticos, la problemas en la Casa Real, la falta de transparencia institucional, son un catálogo demasiado pesado para muchos ciudadanos, que ven como su vida ahora y en un futuro va a ser cada vez mas difícil.

Frente a la expectativa de mejora que animaba a los españoles que se enfrentaban a la dictadura franquista, hoy parece extenderse el manto de una desesperanza que es necesario quitarnos de encima lo antes posible. Así lo reclaman los cientos de miles de españoles que haciendo uso de sus derechos democráticos han  manifestado y manifiestan sus reclamaciones por un futuro.

Las urnas no son el final. Con el voto el ciudadano participa en decidir sus preferencias en cuanto a quienes han de dirigir las instituciones. Fundamental, pero no suficiente, ni antes, ni  menos ahora. Desentenderse de la cuestión pública, de cómo y cuando se resuelven el conjunto de los problemas de todos es un riesgo que se ha corrido de manera inconsciente y que ha colaborado a que ahora estemos como estamos.

Hasta ahora ha funcionado la estrategia de distraer a los ciudadanos de los problemas importantes, de los cambios puestos en marcha por las élites políticas y económicas.

No se duda a la hora de manipular con la provocación de situaciones  que faciliten soluciones que ya estaban previstas  y que se van imponiendo gradualmente, que  se difieren en el tiempo, para que parezcan menos dolorosas.

Se trata a la ciudadanía como una turba infantil y sin capacidad de reflexión, empujándola a las emociones que hagan mas fácil la aparición de los miedos y de ellos pasar a comportarse como le interesa al poderoso de turno, sea cual sea su campo de actuación.

Cuanto menos conozca el ciudadano más fácil será que acepte que él es el culpable de su situación, o lo sean sus iguales, sus vecinos. Nunca los poderes que cuentan con mecanismos sobrados y organizados para que esto sea de esta manera.

El momento que afrontamos requiere de apuestas por conseguir cimentar el espíritu ciudadano mediante la participación en la solución de los problemas, además de la labor propia de las organizaciones representativas. Los instrumentos administrativos existen, su aplicación siempre es mejorable. Las experiencias han probado que la participación ciudadana incrementa exponencialmente el capital social de cualquier comunidad.

Sin participación en la vida común que nos define y en la toma de decisiones que forman nuestro hábitat social las mujeres y los hombres de los pueblos de España, de Europa,  no podremos llegar a ser auténticos ciudadanos.

Desde 1962 hombres y mujeres, como los que hoy hemos homenajeado, asentaron con su esfuerzo solidario las bases para desterrar que  las armas y la violencia pudiera ser motivo válido para ejercer el poder sobre un pueblo.

Los logros han quedado a la vista con la Constitución de 1978. Desarróllese en todo su valor. Apliquémonos en lo importante, rectificando todo lo necesario,  siguiendo el ejemplo de muchas personas que han dejado constancia de su generosidad, de su humanidad, como los aquí presentes y los recordados.

LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s