D. José Federico de Carvajal: Expresidente del Senado y miembro activo en el Contubernio de Munich. (P. Hiruela / L.Chamarro)

Con el mismo ánimo amable  que cuando nos vimos en su despacho profesional hace casi un año nos atendió durante cerca de dos horas. En aquel primer encuentro nos regaló algunos ejemplares de sus poesías publicadas. Esta ocasión fueron sus memorias, “El conspirador Galante”, prologadas por Alfonso Guerra y en cuya portada se le describe como “un socialista de otro planeta”, en primera línea del activismo clandestino contra franco.

Le contamos con detalle como transcurrió el acto del día veintidós. Pudo ver las proyecciones que utilizamos para contextualizar las intervenciones que hubo. Lamentó sentidamente no haber podido acudir. Nos disculpamos ante él por el error de organización habido. Le entregamos el regalo que ayuntamiento había previsto protocolariamente y que recibió agradecido.

Conversamos y nos dedicó los libros  con que nos obsequió. Como nos dijo libros con recuerdos de una época que afortunadamente ya pasó y que espera no vuelva, como que no haya que volver a defender la libertad y la democracia en las barricadas.

Coincidimos en que afrontamos tiempos difíciles, circunstancias desconocidas hasta la fecha. También en la necesidad de una regeneración de la clase política, donde ha habido, nos decía, mucho ocupado por sus propios intereses mas que por los de los ciudadanos.

Su larga trayectoria política, con su ingreso en el PSOE en 1953, siguió con sus intervenciones como abogado en defensa de perseguidos por la dictadura franquista. En las Cortes Constituyentes, como senador, presidió la Comisión Constitucional de la cámara alta. Ocupó la presidencia del Senado durante dos legislaturas. Diputado en 1989 se retiró de la política en 1993, para dedicarse a la abogacía en cuerpo y alma.

Un poco de cada fase de su historia estuvo presente en nuestro encuentro. Ahora está cerrando su despacho profesional, lo que nos contaba con evidente sentimiento.

Nos fotografiamos, bebimos unos vasos de agua mientras el daba coba a su cocacola. Tras haberle agradecido todos sus esfuerzos, como días  antes ya hicimos con D. Fernando Álvarez de Miranda y con D. Carlos Brú, nos despedimos. Con un hasta pronto, compañero.

 

PH-LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s