El poder económico y el estado de bienestar ¿Donde está el 15M? (Por Municipios21)

Quienes toman las decisiones económicas y políticas se han entregado al servicio del dinero, el poder y la codicia, secuestrando todo lo público con la sagaz irresponsable inhibición negligente y la complicidad de quienes deben trabajar por el interés de los ciudadanos. No deberíamos reconocer ninguna deuda impuesta por el poder financiero, exigiendo a las instituciones y al funcionariado a su servicio, que cuiden a la ciudadanía, que se alíen con ella y no con quien pretende sangrarla, que detengan el alarmante aumento del número de personas que pasan a engrosar la bolsa de exclusión social, exigiendo transparencia respecto a lo que en realidad ocurre y cuya dimensión real creemos que se oculta y desvirtúa intencionadamente.

Tenemos Municipios 21 el derecho a estar informados abriendo vías participativas directas de la ciudadanía, trabajando formas de organización social, política netamente diferentes y sustentadas en una democracia participativa y en la gestación de una nueva manera de estar en el mundo, disponiendo de los mecanismos que permitan la gestión de la vida individual y colectiva. No renunciando al deber de participar en la gestión y resolución de los problemas sociales, primero en nuestro municipio y posteriormente en nuestra Comunidad Autónoma.

Esta propuesta de Municipios 21, debería mostrar una clara superación transformadora del sistema desde su raíz. En las circunstancias actuales, queremos hacer valer nuestra iniciativa en la denuncia, pero también en la colaboración con quienes individual o colectivamente, también institucionalmente, tomen como prioridad el cuidado y protección de la sociedad. Tenemos, sin embargo, muy a nuestro pesar, la sensación de que tal prioridad queda velada por la pugna de estrategias y la disputa de poltronas, sueldos e influencias, mientras observamos las sillas del cuidado colectivo vacías. Desde Municipios 21, les invitamos a ocuparlas e incluso a ir un poco más allá, acercándose directamente a las plazas en las que no resulta siempre fácil actuar pero que dan mucho más valor al trabajo empezando desde la base.

Encontramos dificultades debido a trabas legales y aplicaciones arbitrarias o abusivas de las leyes. Por eso pedimos a la clase política que modifique el enfrentamiento partidista en el debate político. Deje de mirarse al ombligo de sus intereses electorales y echen un vistazo a la ciudadanía. Que los políticos cumplan con la función que reclaman para sí mismos, defendiendo a las personas frente al expolio. Del estado del bienestar.

También pedimos a los sindicatos que instauren la Unidad de Acción en todas las convocatorias, caminando hacia la convergencia de estrategias y acciones comunes contra el desmantelamiento de la Protección social y el empleo, para transformar la organización y estructura interna de sus organizaciones poniéndolas al servicio de las personas. Que los sindicalistas sean capaces de conseguir la unión con el resto de organizaciones frente al abuso y desmantelamiento del estado del bienestar.

De la Comunidad Autónoma de Madrid y de nuestro Ayuntamiento de Valdemorillo reclamamos que regeneren el funcionamiento de la Institución, eliminando aquellas partidas de dinero que no reviertan directamente en beneficio de la ciudadanía, que reduzcan el gasto, comenzando por sus sueldos, limitándolos a cantidades razonables que incluyan las dietas, asistencia a comisiones etc. La política no es una profesión, es un servicio a la comunidad.

Que la Comunidad Autónoma de Madrid intermedie en los conflictos laborales abiertos por el cierre de grandes y pequeñas empresas, favoreciendo el mantenimiento de los puestos de trabajo en peligro. Elaborando una Ley de Procedimiento Urgente para ayudar a las personas en situación de desahucio y desamparo por la pérdida de vivienda o puesto de trabajo, así como en caso de enfermedad.

Que nuestro Ayuntamientos se ponga a trabajar para articular mecanismos que puedan generar puestos de trabajo real del municipio aparcando definitivamente su interés económico en beneficio del pueblo que representan.

Los ciudadanos debemos despertar de la somnolencia inducida por las estrategias hipnóticas de entretenimiento de masas, para tomar conciencia participativa en la construcción de un proceso democrático real, y eficaz que exija a nuestros representantes políticos, calidad y dedicación en los asuntos públicos. Existe la impresión generalizada de que los políticos se aprovechan de su poder, viven mejor que el común de los mortales asumiendo menos responsabilidades y gozan de unos privilegios inaccesibles para quienes les han elegido.

M21

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s