Los Sarmiento en el Val de Morillo y Brunete. Por Enrique Suja

Los Sarmiento en el Val de Morillo

En la plazuela de Dª Ana del Palacio, antes Herrén de Dª María de Mendoza, se encuentran los restos de otra de las edificaciones de noble porte que existieron en el pueblo durante el siglo XV. Aún podemos ver “in situ” parte del cerramiento  exterior del recinto, una austera portada donde unas elegantes volutas en los ángulos superiores constituyen toda la decoración, y el muro que la acompaña revestido al exterior por baldosas de granito dispuestas en hiladas; gran parte de estas baldosas se encuentran en las proximidades, recicladas en edificaciones contemporáneas.

En el mismo lado de la plazuela existe una serie de pequeñas edificaciones, extrañamente retranqueadas, que podrían estar ocupando el lugar del edificio original. Empotrados en sus muros y formando parte de ellos encontramos diversos elementos arquitectónicos de diverso relieve, realizados en granito. Al exterior destacan las tres puertas que se conservan completas, una por estudiar, otra pequeña y discreta, donde los laterales del dintel se voltean formando parte de las jambas y la tercera, grande, labrada en granito fino conserva en el dintel el escudo de los Sarmiento, cuyo linaje se origina en la batalla de Alarcos, en los campos de Ciudad Real, en 1095.

El dibujo del escudo aparece en la biblioteca de la Universidad de Salamanca, en el libro de Riquer y dibujado por Estévez Tamborino, en el Armorial de Salamanca. El mismo escudo lo encontramos en la bóveda de la capilla mayor de la catedral de Palencia, en el monasterio de Las Huelgas, de Burgos, en Santa María de Benevivere  o en la catedral del Burgo de Osma, donde es obispo Diego Sarmiento y Mendoza.

 

El escudo consta de dos mitades, los Sarmiento tienen en un campo de gules trece bezantes de oro colocados en cuatro fajas de tres y uno en punta, y los Enríquez usan un castillo de gules acosado por cuatro leones rampantes.
La  razón del avecindamiento de esta familia en el pueblo debemos de buscarla en el elitista grupo de poderosos hijosdalgo que se asientan en el lugar de Morillo, donde la relación con el príncipe Enrique será frecuente y cercana a causa de las monterías reales, haciendo de este lugar el pueblo más importante de la transierra segoviana, del sexmo de Casarrubios.  Todos son partidarios de la casa de Trastámara y mantienen una estrecha relación con la corona, pero los Sarmiento van a superar ambos requisitos.

A falta de un estudio pormenorizado de los elementos labrados en granito que aún se conservan, vamos a datar el conjunto en 1424, fecha de los desposorios de Pedro Ruis Sarmiento, hijo de Diego Pérez Sarmiento, III señor de Salinas y repostero mayor de Juan II desde 1413, con María de Mendoza, hija de Juan Hurtado de Mendoza. (1)

El balance los reinados de Juan II y Enrique IV resulta muy positivo para el incremento del patrimonio de los Sarmiento. Gracias a una donación de Enrique IV consigue hacerse reafirmar con el señorío y las rentas y alcabalas de la sal que se produce en la Villa de Añana, también consigue el afianzamiento del control de los principales pasos del Ebro y de las montañas a través de Miranda, Pancorbo y Puentelarra, con lo que se convierten en punta de lanza de Castilla en frontera con Navarra. (2)

En 1450 la otra rama de la familia esta personificada en Pedro Sarmiento que es Alcalde Mayor del Alcázar de Toledo. (3)

En el año 1462 el IV señor de Salinas recibe el título de Conde de Salinas por merced de Enrique IV, con lo que pasan a engrosar la nobleza titulada. Estos años resultan muy complicados para el rey que necesita de todo el apoyo que sus súbditos le pudieran prestar, por lo que no escatima en dádivas y favores con sus incondicionales.
El ascenso social y lo desahogado de la situación económica va a motivar la necesidad de una residencia más lujosa y acorde con la nueva situación y comienza la construcción de un recinto palaciego en el casar de Brunete, que continuar su hijo y que tal vez inicie, naturalmente, contando con la complacencia de Juan de Morillo, señor de estas tierras. ´

En 1463 recibe del monarca la licencia para fundar mayorazgo y renuncia al titulo a favor de su hijo Diego Gómez Sarmiento, segundo Conde de Salinas, casado con María de Villandrando, Camarera Principal de la Reina Juana de Castilla, segunda esposas de Enrique IV. Pedro Ruis Sarmiento muere al año siguiente, en 1464, y desde ese momento su hijo va a colaborar con los Reyes Católicos e el enfrentamiento dinástico. El anacronismo de esta situación es propio de este convulso momento en el que la casa de Trastámara está a punto de desparecer.

En 1465 la viuda de María de Mendoza, I Condesa de Salinas, renuncia a sus privilegios a favor de su hijo Diego; el 2 de julio del mismo año el rey Alfonso de Ávila confirma la renuncia que María de Mendoza hizo a favor de su hijo y de los 10.500 maravedíes que tenía de por vida. (4)

Suponemos que este II Conde de Salinas continuará viviendo en el pueblo ya que el recinto palaciego del casar de Brunete aún está en construcción, de hecho va a quedar inacabado y sobre sus muros se construirá la iglesia a partir de 1480, cuando el Conde de Chinchón adquiere los derechos absolutos sobre el municipio, lo que nos da pie a pensar que tras la “toma de partido” y la imposibilidad de fundar casas en el casar de Brunete, se va a trasladar, antes de esta fecha, a vivir a sus feudos de Burgos, donde fallece en 1505.

La fidelidad de los Sarmiento hacia los Reyes Católicos quedará avalada algún tiempo después cuando a finales de noviembre de 1520, Diego Gómez de Sarmiento de Villandrando, III Conde de Salinas, casado con María de Ulloa, asiste en Medina de Rioseco, centro del movimiento anticomunero, con 2.500 infantes y 15 cañones en una manifestación de fuerza. (5)

(1) Títulos, Grandes del Reino y Grandeza en la sociedad política: Fundamentos en la Castilla Medieval. M.C. Quintanilla Raso, Remedios Morán Martín. Silex Ediciones, 2006.
(2) Los Sarmiento, Condes de Salinas: Orígenes y elevación de una nueva clase señorial. Hegoi  Urcelay Gaona. Universidad del País Vasco. 2009.
(3) Crónica del rey D. Juan II
(4) AGS,MMPP 63-84
(5) La Revolución de las Comunidades de Castilla. Joseph Pérez. Siglo XXI de España Editores. 1977

 
Los Sarmiento en Brunete

El palacio de Brunete nace con vocación de ser la casa matriz del condado de Salinas. Para su edificación se va a delimitar un espacio colindante con el camino real entre Segovia y Toledo, que cruza el casar de norte a sur y resulta llamativo que la fachada principal no se asome a él. Es posible que el desnivel final de la obra no permita la fachada renacentista que buscaba el arquitecto. En el recinto se van a realizar generosas obras para la captación de agua con la probable existencia de un aljibe, cuyos obsoletos sistemas de drenaje podrían ser los causantes de las endémicas humedades en la actual iglesia.

 

El recinto va a estar constituido por el palacio dispuesto en torno de un patio central interior y de un pequeño jardín con una capilla en parte posterior que es finalmente la que limita con el camino real. Todo el conjunto se va a realizar en el novedoso estilo renacimiento y es posible que siguiendo en trazas de Lorenzo Vázquez, quien introduce en la península la tendencia renovadora italiana, llegando a convertirse en el arquitecto favorito de la casa de Mendoza, para los que edifica entre otros el hospital de la Santa Cruz en Toledo, el palacio de Cogolludo, o el convento de la Piedad en Guadalajara. La construcción se va a realizar entre 1462, fecha de la concesión del título de conde y 1480 en la que el Conde de Chinchón toma posesión de estas tierras donadas por los Reyes Católicos, motivo último para el abandono del complejo y su transformación en iglesia.

A pesar de los diversos avatares y de la absoluta pérdida de la memoria histórica nos han llegado diversos elementos físicos y fotográficos con los que podemos hacernos una idea del complejo. La fachada oeste con más de veinte metros de largo por ocho de alto consiste en un lienzo corrido forrado con baldosas de granito formando hiladas, donde existen solamente dos aberturas, la puerta ornada con motivos clásicos y la ventana de la segunda planta del torreón, resaltada con sillares almohadillados. La torre se encuentra rematada, bajo la cornisa, con un  friso de metopas conteniendo motivos vegetales, separadas por triglifos con gotas. Esta misma decoración debería rematar el cuerpo del edificio, pero es aquí donde quedó interrumpido.

La puerta monumental, en saledizo, arco de medio punto donde se encuentra el escudo de los Sarmiento, aparece resaltada con sillares almohadillados. Sobre ella una hornacina conteniendo una venera está coronada por un frontispicio. En ambos lados sendas esculturas recostadas. Dos epígrafes en latín se encuentran inscritos en el saledizo, uno sobre la puerta, en el friso bajo cornisa, que dice: SAPIENCIA AEDIFICAVIT SIBI DOMUN. En traducción libre, “con conocimiento edifico esta casa para mi”. El segundo epígrafe se encuentra bajo el frontispicio y resulta por ahora ilegible.

El torreón ha conservado las dos alturas originales y nos permitirá estudios posteriores sobre la razón de que la puerta de la sala superior se encuentre a seis metros de altura.  Del revestimiento de baldosas en hiladas que la rodea o sobre la magnífica bóveda de cañón realizada con casetones labrados en granito, artesonado repetido en el arco de acceso a la habitación, lo que proporciona un gran empaque a esta sala que ahora ilumina un óculo y de la que desconocemos su utilidad, actualmente es el baptisterio de la iglesia.

Una hipótesis apunta a que la base del torreón fuera maciza en origen y el acceso a la planta superior como algo normal en un atalaya. De confirmarse este criterio, la torre ya  existiría antes de la llegada de Diego Sarmiento quien la incluyo en el edificio reformándola tal y como hoy la conocemos.

En una de las fotografías que se conserva se ve  un gran arco carpanel, uno de los cuatro que existían y que se precipitaron cuando en la reconstrucción de Regiones Devastadas eliminaron los muros laterales que los mantenían en pie. También se aprecia como fueron los laterales de la nave central de la iglesia construida en algún momento posterior a 1480.

La crucería gótica debió de ser realizada con la iglesia de 1520, como nexo de unión entre la capilla y el palacio y ya existía cuando el maestro Alonso de Avalos en 1621 construye la tribuna, las capillas colaterales y la sacristía. Este mismo documento nos informa de la cripta que debe de existir en el lugar aprovechando el desnivel del terreno. En la parte exterior, a cierta altura del suelo se encuentran empotradas las dos mitades de un epígrafe, realizado en piedra caliza, que podría indicar la terminación de la primera iglesia en 1520. Los elementos arquitectónicos que hemos recogido se pueden datar en el último tercio del siglo XV, tiempo que se corresponde con Diego Gómez Sarmiento, II conde de Salinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s