Los recortes en directo del IES Valmayor (Valdemorillo, Madrid) Por Mercedes Sanchez

 
Después de dos semanas de curso y también dos horarios diferentes por diversos caprichos de la administración, el 24 de septiembre comunican a la dirección del Instituto que, a pesar de lo concedido, nos reducen un grupo y un profesor. De pronto nos encontramos con dos grupos y medio menos que lo que se aprobó en julio y con cuatro profesores y medio menos… Eso que la Comunidad de Madrid ya había sobrepasado los límites de los profesores y alumnos por aula del centro más allá de la reciente ley estatal, aumentando una hora lectiva más (ya vamos por 21), no compensando el exceso y obligando a una permanencia inaudita de 30 horas en el centro (los recreos parecen haber dejado de ser descanso). Ahora mismo nos encontramos con bachilleratos con 40 alumnos por aula, grupos en Secundaria Obligatoria con 35 y un profesorado desbordado, incapaz de atender la demanda que esto supone.

 
Recordemos que ya hace tiempo esas horas de trabajo que no se contabilizan en el centro se dedican a preparar clases, correcciones, actividades, formación del profesorado a la que están obligados, a diversas reuniones e incluso a atender desde su propio domicilio a padres y alumnos por otras vías. Les puedo asegurar que eso conlleva mucho más de dos horas diarias, superando claramente las cuarenta semanales  que serían razonables (aunque a pesar de ello se supone que nuestro horario sigue siendo de 37 horas y media).
 
¿Es esto calidad de la enseñanza? ¿Realmente se están optimizando los recursos con ello? ¿Hasta cuándo debe aguantar el ciudadano que paga sus impuestos (y más) aguantar que sus hijos se vean hacinados en aulas que no están diseñadas para ello, con profesorado sobrecargado de trabajo que no puede atenderles como merecerían, un material escolar más caro y sin posibilidad de becas de libros o comedor? ¿Será mejor llevarles a un colegio concertado y, últimamente, medio vacío por no poder pagar la suma que suponen las “actividades extraescolares”?
 
Los funcionarios ya llevan años aguantando por vocación esta situación, pero creo que los alumnos no tienen la culpa… De hecho deberían ser las últimas víctimas de un sistema que está destrozando como nunca sus derechos fundamentales.
 
Mercedes Sánchez Barrionuevo, profesora del Ies  Valmayor desde 2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s