¿Cuántos concejales son necesarios para gestionar el municipio? (Por Jesús González Martín)

El endeudamiento del Estado, intensificado desde el 2008, ha pasado de una deuda pública de 380.681 millones de euros (representa el 36,10 % del PIB de España) a 734.961 millones de euros al cierre de 2011 (el 68,50% del PIB de España) y a día de hoy a 912.000 millones de euros (92% PIB) como consecuencia de aflorar las deudas reales de Estado, “sacrificio de todos, pero primero de los causantes, por los que propongo un ERE de políticos”.

Ni siquiera los sociólogos a sueldo, los “fontaneros” de las sedes de gobierno, han comprendido que hay un antes y un después desde que empezó la crisis. Leen una y otra vez las tozudas encuestas del CIS y creen que el desapego de la opinión pública respecto a la clase política responde a una enajenación mental transitoria colectiva. Siguen haciendo experimentos buscando elixires mágicos, potingues milagrosos que consigan revertir la alergia crónica que les producen los compatriotas que viven de la buena pipa de la política y de las cuentas públicas a crédito. En este inmenso paquete de políticos incluyo también los representantes de la Función Pública que aumentan sustancialmente su nivel y sueldo al máximo posible por el hecho de cambiar su puesto técnico, docente, jurídico…etc. para ser un asesor del político designado por el partido en el gobierno. ¿No sería más fácil cambiar a los gobernantes que intentar cambiar a los gobernados? ¿No sería más práctico reducir “garrapatas” políticas, parlamentarias, municipales, institucionales, que seguir masacrando a la gente corriente?

Superamos con creces el número de ciudadanos que se dedican a la política activa! Me gusta, y mucho, que se plantee, y se lleva a cabo, un ERE para los políticos. ¿Cuántos concejales son necesarios para gestionar los asuntos del municipio? ¿Cuántos diputados autonómicos? ….. Que se contrate a una auditoría solvente un estudio, y los que sobran…a la calle, a otra actividad.

Ganaríamos todos. Ganaría el Erario Público al ahorrarse un buen montón de dinero. Hasta ganarían los que se queden, pues podrían percibir mas sueldo, eso sí, aunque deberían trabajar más, como todos los ciudadanos. Incluso ganaría la actividad privada, pues muchos podrían recuperar el ejercicio de su profesión o trabajo. Bueno, como deberían quedarse los mejores… ¡Adelgacemos la vida política! Hay que conseguir que gestionen la actividad pública los mejores, también aquellos que sincera y honradamente quieren servir a sus conciudadanos. Los que quieran vivir a costa de los demás, o sentarse en una poltrona, o presumir de cargo.

España necesita una regeneración de la clase política, no puede salir adelante mientras exista tanta gente que viva de “la sopa boba” o alrededor de ella, como: directores generales y subdirectores, secretarios generales, asesores de esto y de aquello que solapan en sus competencias. ¿Son necesarios tantos cargos? Otra Auditoria y… ¡a adelgazar la Administración! Y no solos por adelgazar el gasto, también por eficacia, pues unos pocos, los mejores, gestionarían mejor, aunque tuvieran que trabajar más tiempo y con mayor eficacia.

Los Ayuntamientos han generado un agujero financiero impagable que ha arrastrado al músculo financiero de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que no eran otras que las Cajas de Ahorros a la quiebra en cadena, gobernadas por políticos en sus Consejos de Administración que han financiado cuanto las administraciones que representaban obligaban para seguir la fiesta. A día de hoy no han sabido hacer frente a la especulación política y económica que ha culminado en el caos actual.

Al parecer los políticos en el gobierno municipal de Valdemorillo han decidido de manera unilateral no solidarizarse con la realidad económica de la función pública y quieren cobrar la paga extra de Navidad que se nos ha negado a todos los funcionarios a todos aquellos que cobramos de las aportaciones que hacemos los contribuyentes. ¿son acaso los concejales una excepción? ¿de dónde sale su paga extra? Los políticos municipales pueden pero no tienen la autorización del pueblo, si el pueblo no es preguntado, ni deben disponer de esa decisión insolidaria y mantenerse al margen de la realidad social. Ellos son perfectos conocedores de la especulación de sus sueldos, en la mayoría de los casos no justificables y que no tienen rubor en seguir cobrando, a pesar de conocer que una buena parte de la ciudadanía está atravesando por una crisis económica antes desconocida.

J. González Martín es un funcionario de carrera perjudicado, solidario con los parados, mileuristas, pensionistas que no llegan a fin de mes.etc,  e indignado con los políticos insolidarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s