Tareas para la oposicion (Por Luis Chamarro)

Doy por hecho que todos  los concejales conocen el mecanismo básico para ejercer el derecho de actuación política que a acoge a todos los ciudadanos, a los cargos electos con mayor énfasis, el derecho de acceso a la información. El calendario institucional hace que periódicamente, por la acción de gobierno y los mecanismos legales, les lleguen a los concejales  los expedientes sobre cuyo contenido ha de tratarse, fundamentalmente en los plenos de la corporación, proceso sobre el que se tratará en otro momento.

En esta ocasión centro la atención en una de las vías de actuación que para cualquier grupo o concejal de oposición, que asuma con un mínimo de responsabilidad su función, está a su alcance. La petición expresa de acceso a un expediente administrativo. Para ello es útil acudir a una cuestión concreta a la que posteriormente se irá haciendo el seguimiento. Un primer caso al que se iría incorporando otros.

           

Cualquier vecino, visitante habitual o turista de festivo, al llegar a la Plaza de la Constitución, el centro del pueblo, puede observar desde hace casi dos años el solar anejo al edificio consistorial. Sobre el mismo se asentó durante años un edificio conocido por su actividad hostelera, “Los Bravos”. Su porte serrano de piedras centenarias, posiblemente procedentes de antiguas casas del pueblo, hermanaba con el del ayuntamiento, de hechura sencilla, digna, perfectamente integrada en la fisonomía histórica y serrana  del municipio.

Poco antes de acabarse la reforma del edificio consistorial, otro tema para próximas tareas, en el plazo de tres o cuatro días se procedió al derribo del edificio de “Los Bravos”, como todo el mundo lo conocía. Durante meses el solar quedo a merced de las necesidades de los gatos de la zona, que alguno queda. Se comenzó a trabajar y quedó parada la obra ya hace varios meses. Con estos precedentes a la vista un concejal, cualquier ciudadano también, podría preguntarse por la conveniencia de que se protegiera la fisonomía  histórica de la plaza en la nueva construcción. Si esto es así, con recuperación de los materiales constructivos anteriores o no, debería figurar en el expediente de la licencia de derribo que debió autorizar el Ayuntamiento, con el preceptivo informe de los servicios técnicos municipales. Igualmente debería aparecer  el de la licencia de obra del nuevo edificio autorizado. Pudiera ser que esto no se hubiera valorado por los servicios técnicos, ni por el equipo de gobierno, sobre lo que cabrían evidentes consideraciones.

Además de la cuestión estética del edificio está la necesaria adecuación de la nueva obra a las normas vigentes. Todos los concejales de la oposición conocen, pues disponen de información suficiente,   del número importante de infracciones constructivas que podrían haberse permitido en el municipio con los excesos de edificabilidad. Así, cabría tener que pensar en la necesaria comprobación de las licencias concedidas por el Ayuntamiento, también en este proyecto.  Para conocer los detalles de este expediente solo es preciso requerirlo por Registro Municipal. A los cinco días debería estar a disposición del concejal solicitante. En caso de existir alguna objeción debería estar motivada por escrito, lo que para un expediente normal, con licencias concedidas, no cabe imaginarse. En la documentación del expediente deberá estar la copia de la licencia concedida, donde figura el solicitante, normalmente el propietario, como el arquitecto y aparejador de la obra, de derribo o de construcción. La fecha de concesión, el registro de salida, el importe del proyecto sobre el que se liquidan las tasas. También la descripción de lo que se va a realizar, que deberá concordar con el proyecto técnico y con lo que luego se lleve a cabo. Un documento importante es el informe que emiten los servicios técnicos municipales, que puede tener hasta dos firmas. Aquí deberían aparecer las objeciones o recomendaciones que tratarían de adecuar el proyecto particular al beneficio general y a las normas urbanísticas.

El acceso a este o cualquier otro expediente permite saber que documentos son más convenientes utilizar en la labor de control institucional y político que poder solicitar copia, derecho igualmente reconocido y regulado.

Con los datos obtenidos los grupos de la oposición deberían concretar una posición política que de la forma que consideraran más beneficiosas para el municipio deberían dar a conocer, así como los actos administrativos o legales que pudieran derivarse de ello.

LCH

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s