En recuerdo de Dª Maria Giralt Rocamora (Por Luis Chamarro)

Oír  sonar el teléfono antes de haberse uno levantado de la cama supone un sobresalto emocional de primer nivel, casi siempre es presagio de dificultades, de malas noticias. Así fue el martes pasado, cuando al descolgar escuche la voz temblorosa de sus fieles cuidadoras Palden y  Nielsen comunicándonos el fallecimiento de doña María Giralt.

La ronda de llamadas inmediatas informando de lo acontecido estuvo enmarcada en  la memoria de aquella mañana en que comprando la prensa sonó el móvil en mi bolsillo anticipándome la sorpresa que tuve al escuchar una voz amable, evidentemente mayor, que me dijo:” Sr. Chamarro, soy María Giralt y me gustaría conocerle”. Fue de esas veces en que en una fracción de segundo todo lo que uno tiene en la cabeza se vuelca y gira en un torbellino de interrogantes. En mi desconocimiento absoluto este nombre solo era una referencia en la historia de Valdemorillo en su presencia en el complejo de Casa de Cultura y la Biblioteca Municipal. Casi sin parar siguió su presentación:”Pilar Hiruela me ha dado su teléfono y me ha dicho que es usted el socialista con el tengo que hablar”. Le dije que en unos minutos yo le marcaba. Así desde mi casa lo hice y hablamos durante más de una hora. Luego, en estos casi tres años, no se las veces que habremos charlado. Su fama de conversadora la precedía, como con el tiempo pude conocer. Opinaba y  preguntaba por todo y rara era la vez que no mostraba su preocupación por la necesidad de conseguir que se creara empleo para los jóvenes.  Su recomendación sobre la bondad del sistema cooperativo la acompañaba con el envió de recortes de prensa que lograba obtener.

La relación se estrechó con su aceptación de la Presidencia de Honor de nuestra asociación, Municipios 21, como en los encuentros tenidos en su casa. Sus relatos sobre lo vivido con su marido, Fernando Baeza, en sus trayectorias políticas, profesionales y familiares dieron para tardes inolvidables. Además de otras vivencias pasadas y presentes que la confianza y el respeto dejan en el ámbito más íntimo y que hacen que el dolor por su pérdida se compense ampliamente por la suerte de haberla conocido.

En nombre de los compañeros de Municipios 21.

Luis Chamarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s