El horizonte está en los ojos y no en la realidad. (Por Jesús González)

Pues bien, la ciudadanía tiene que aprender, únicamente, de sus errores desde la libertad. La responsabilidad del voto no se termina con el depósito de la papeleta en la urna, hay que apechugar con la opción política elegida desde la propia conciencia ciudadana responsable y libre. Yo me he sentido “engañado profundamente” con la opción política que vote y me mantiene crítico ante mi propia indefensión de votante reo de mi decisión libre y voluntaria. Lo que decían en el programa electoral no se ha correspondido con la cruel realidad de los hechos, que demuestra muchas cosas y ninguna me parece constructiva para su futuro y sin embargo resulto nefasta para su elector vilmente engañado por la realidad. Cada tempo demanda una manera de posicionarse ante los acontecimientos reales con independencia de nuestra opción política concreta, y cuando en el panorama electoral no aparece persona alguna de nuestra confianza lo razonable hay que votar en blanco y ejercer una crítica constructiva, a pesar de que el auditorio esté a otras. Eso sí, SIN QUEMARSE en el intento de búsqueda de nuestra verdad, ya que es cosa altamente difícil. Lo que sí me parece operativo es el generar corrientes de opinión que ejerzan una crítica ante todo aquello que lleva asociado un ápice de corrupción. Esta visión no es de derechas ni de izquierdas pero sí guarda trascendencia con la consciencia libre e independiente.

La golfería política no tiene color aunque la derecha tolera más la corrupción que la izquierda. Con la convicción y el poso de la edad, debo decir que ha llegado el momento de generar una corriente crítica al margen de los partidos y empezar a mojarse en el proyecto con idea de restituir la maltrecha institución política a nivel local. El ciudadano no sabe que opción tomar para que las cosas cambien a mejor y los ciudadanos que tenemos criterio de opinión debemos moderar nuestro mensaje para mantener el nivel de credibilidad ante la sufrida opinión pública local. En estos momentos en Valdemorillo hay una corriente crítica que debe estructurarse y vertebrarse al margen de los partidos, de esta forma  ofrecer al electorado otra visión de la política no amarrada al poder como un modo de vida, como una forma de hacer dinero, sino más bien como un servicio y por el momento el color político es secundario.

Lo verdaderamente importante es salvaguardar la dignidad del votante. Ningún político debe entrar en política si quiere “robar¨” para vivir del cuento. Todos aquellos ciudadanos comprometidos con su pueblo deben reunirse con idea de charlar desde posiciones generosas, de esa manera orquestar soluciones para gestionar un municipio con pérdidas y carencias importantes. Con la intención de ayudar al pueblo sin ayudarse a ellos mismos.

JGM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s