Instalaciones para el gas, el Ayuntamiento y otras cuestiones

Las conducciones de gas que atraviesan el municipio de Valdemorillo han provocado desde su puesta en marcha un buen número de problemas. Desde el principio han contado con la colaboración del Ayuntamiento en la peor de las disposiciones, la de ocultar todo lo posible la información a los grupos municipales y al vecindario. Solo lo que era imprescindible publicitar pero en el último momento y obstaculizando plazos y expedientes. Además de prescindir de las objeciones de los servicios técnicos municipales por los daños medioambientales que estaba generando la obra de las conducciones.

En esta última fase, la de la construcción de una estación transformadora, junto a las viviendas de Puentelasierra y la M600, hemos vuelto a comprobar la actitud del equipo de gobierno local, con las señoras López Partida y Villanueva como guardianas feroces de los planes previstos por la empresa instaladora. Decididas en su objetivo de sacar adelante el proyecto sin más explicaciones no tuvieron empacho en demostrar su supina ignorancia respecto a las energías fósiles y las renovables. Una nueva página quedó en las actas sobre la imbecilidad política que ampara la gestión local ahora sobre este asunto. Sabemos que esto no es cuestión que a ellas les produzca el pequeño de los rubores. Hozan desde su prepotencia en el charco de la ignorancia largamente alimentada.

La charla del sábado estuvo suficientemente argumentada como para que cualquiera de los asistentes comprendiera como es posible generar alternativas energéticas limpias a la vez que se defiende y crea empleo en la localidad. Ello seguido de un debate que también abordó diferentes temas conexos con el tema de fondo y la gestión política de ellos. De los proyectos urbanísticos que hay detrás de las redes  gasísticas emplazadas en el noroeste.  También se habló de la situación de los convenios con el Canal de Isabel II.

Una sesión positiva que contó con el control de uno de los colaboradores del Partido Popular vigilante para que se cumpliera al minuto el horario, dos horas, marcado por el Ayuntamiento en su arbitrario criterio de alquilar los espacios públicos a quienes pueden llevarle la contraria en alguna cosa. Así, hubo una colecta al final del acto para sufragar los cuarenta euros que tiene estipulado el Ayuntamiento para estos eventos y que cobra a partidos políticos y asociaciones,  aunque ceda gratis  lo mismo a otros vecinos, no asociados, por bailarle el agua. Es lo que hay.

LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s