Modos y principios (Por Pilar Hiruela)

Como en el resto de convocatorias de otras urbanizaciones, por lo que tengo conocido, es una especie de sorpresa la presencia de representantes del Ayuntamiento. Unas veces van, otras no. El por que de lo uno o lo otro no está al alcance de los mortales de este pueblo. En la asamblea de este día en nuestra urbanización contamos con la presencia de la señora Villanueva, que estuvo hasta el final de la reunión. En otras urbanizaciones ha salido escopetada nada mas haber largado su rollo o tras las críticas o preguntas de algunos vecinos, según me han contado.

He dejado pasar unos días desde esta reunión pues ciertas cuestiones acumulan malas energías que es necesario quitarse de encima. Luego tranquilamente puede uno manifestarse con mayor objetividad.

No voy a pasar por relatar lo tratado en cada punto del orden del día, para eso están las actas, las oficiales, con sus observaciones cuando proceda. Ahora también hay relatos de asistentes invitados a su manera y visión. Otro tipo de literatura en la red de los temas locales.

Mi parecer sobre los temas tratados ya lo haría saber cuando procediera. Hoy quiero señalar en este texto el malestar que me produjo lo ocurrido cuando,con todo mi derecho, traté de preguntar a la citada señora Villanueva, la de los setenta y cuatro mil euros a costa de los vecinos. Como digo, intenté que la concejala me respondiera a cuestiones sobre los hidrantes que faltan, como por sus actuales criterios sobre los dineros municipales y su no aplicación en la recepción de urbanizaciones, sobre las tasas de basura y el mal servicio y el estado de las aceras. Algunas de estas cuestiones esta señora parecía que las denunciaba cuando estaba en la oposición. Tengo prueba de ello. ¿Sería todo un teatro? A la vista de lo que ahora ocurre cada vez me parece mas que fue así, un engaño a todo quién la votó.  Y lo que pasó es que el señor presidente de la urbanización, el señor Ramos, el que antes echaba pestes de la alcaldesa,  del consistorio, de la señora Villanueva y la oposición,  en un ejercicio de prepotencia antidemocrática  me cortó la palabra señalando que la concejala no tenía por que responder a esas preguntas. “Aquí mando yo y le quito la palabra”, toda una definición de sus principios.  Tras el enfado que tal comportamiento me produjo no pude por menos que recordar lo que algunos compañeros ya me dijeron: “Menos mal que este señor no llego a ser concejal en el ayuntamiento”.  Si, menos mal, a la vista de esto último y otras anteriores está claro que  las cosas muchas veces no son como parecen, y menos como algunos las venden. Aún me cuesta aceptar esto.

Lo que no pueden pensar estos señores ni nadie es que me voy a callar con comportamientos como estos, similares a los que todos los que asistimos a los plenos tenemos que soportar. Otros no los sufren, no asisten nunca. Luego, como el otro día, usan de las mismas formas.

No nos vamos a callar.

PH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s