Puede que lo que haga el des gobierno no sea siempre ilegal, pero es muy deshonesto. (Por Francisco Aguilera)

Alfonsito “dietas” Redondo Torres “concejal de inseguridad” ha tenido un problema de liquidez este verano. ¿Cuándo no es fiesta? Rauda la Reinona Pilar López Partida acudió a socorrerle, mediante un decreto de alcaldía con fecha 8 de agosto. Una Garganta Profunda (GP) del des gobierno me ha facilitado desde el amor que siente por los de PINOCHO Pivalde, la documentación del asunto.

Ordenó nuestra Reinona abonarle 2.600 € de dietas por el larguísimo periodo de tiempo del 23/7 al 5/8 (trece crueles días de duro esfuerzo, incluido el fin de semana). Lamentablemente, le tuvo que retener 820 €, en concepto de embargo por la Agencia Tributaria. Como ustedes bien saben, las dietas no llevan NINGUNA retención. Si hay que pagar algo, se hace en la declaración de la renta del año, en junio siguiente. Así que el atribulado concejal paga bastante más de los 100/300 €, que decía que le retenían siendo INOCENTE. Además, el proceso de juicio en la Audiencia Provincial sigue su curso inexorable.

Pero eso NO es todo. El pago de dietas se hizo con una resolución de la concejalía de Hacienda. La concejala Mercedes Martín adujo para pagar que “se trata de gastos urgentes que es necesario realizar su pago a fin de no provocar graves trastornos a la prestación ordinario de servicios públicos esenciales…”. ¿Desde cuando el pago de dietas a Alfonsito, se entrecruza con prestación de servicios públicos? ¿Si no cobra, no curra? Pues mejor, así no jode los asuntos policiales, ni de festejos, ni de nada.

Previo a todo, hay un informe de una administrativa “disfrazada de interventor” Santas Jiménez Cano. En este asunto como en casi todos, hay varias irregularidades y opacidades.

Se aprovecharon, como de costumbre, de que la Tesorera estaba de vacaciones o ausente, pues no traga, ni consiente, los chanchullos de nuestros parásitos. El problema fue que el interventor accidental tampoco estaba, y había que darle la talegada a Alfonsito. En consecuencia, en lugar de nombrar otro interventor accidental se buscaron una figura ilegal e inexistente de “administrativa en funciones de interventor”. El asunto es denunciable, pero ¿la oposición hará algo? Aquí están implicados, la alcaldesa, la concejala de hacienda, el secretario y el interventor accidental, como mínimo.

Ya han vuelto los once piltrafillas del des gobierno, sin conocimiento suficiente para llegar al mediodía, de sus vacaciones. A excepción de Carmencita Villanueva Bautista, pseudo PINOCHO concejala de urbanismo, que cerró durante todo agosto el chiringuito de los pelotazos urbanísticos, pero que en el pleno comunicó con toda desvergüenza, que a ella aún le queda por disfrutar todas las vacaciones. ¿Cuál es el misterio?

La Reinona Pilar López Partida está hasta “los mismísimos” de los chicos de PINOCHO Pivalde. Según otra GP les ha dicho, “no hagáis nada más, os pago igual, pero no puedo soportaros”. Al fin y al cabo, el dinero no es suyo, es de los más de once mil gilipollas de vecinos, que lo acatamos TODO sin rechistar (incluida y con especial mención, la oposición). El propio Alfonsito “dietas” Redondo Torres lo ha confirmado en el centro de salud de URGENCIAS de la policía local a sus insubordinados, donde el tipo organiza sus veladas de boxeo, “no pienso complicarme la vida más, para lo que me queda en el convento”. El resto de la legislatura, a cobrar por la cara.

Por cierto, a la pseudo PINOCHO el otro día en un debate plenario se le escapó “porque mis alumnos…”. Su interlocutor le interrogó extrañado, ella replicó “siempre lo serán”. Que nadie piense que da clases a escondidas. Ella es muy seria, tiene dedicación exclusiva “por cobrar 74.000 € al año”, hasta mayo 2015, ni un mes menos.

En reumen, por un lado el “concejal de inseguridad” Alfonsito se llevó a la buchaca 1.780 €, y pudo llegar a principios de mes de agosto. Y por el otro el expediente del cabo Paulino, ha sido cerrado por fin por el secretario. Para no cabrear a quién sabe tanto del “tráfico y consumo” en Valdemorillo, no se le impone sanción alguna, tal y como pronostiqué anticipadamente.

Con esta meritocracia, el concejal Alfonsito le llamó a un vecino asistente al pleno que no le cae bien, soplapollas. Su compinche de partido la pseudo PINOCHO Villanueva, se dedicó a hacerle fotos de forma compulsiva y con recochineo al mismo vecino. La mini lideresa López, que dirigía el pueblo con mano de hierro en la época de bonanza urbanística, donde había para dar, tomar y repartir, está sobrepasada en esta época de vacas flacas, y compañeros de viaje tan despreciables. Por otra parte, los que ella se buscó y merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s