Ni una palabra,ni una sola palabra. (Por Luis Chamarro)

Creo que no hay que  quedarse  a la espera de que le cuenten a uno  que ha pasado, que ha hecho  o dicho quién. Cuando es posible asistir a un acto o conocer directamente lo que alguno de los personajes que nos afecta pretende yo procuro la presencia, observadora y distante.

 

Pasados los días reconozco que la perorata del Borbón me ha seguido generando bastante mala sangre. Diez minutos escasos en los que no tuvo el coraje de decir una palabra sobre los asuntos que afectan a su familia. Ni una sola palabra sobre los pleitos y asuntos  su yerno, sobre el conocimiento de los mismos por su  hija, sobre la amiga alemana, sobre las cuentas  en el extranjero, sobre la fortuna familiar  oculta y conocida este año que acaba.

 

Cuando todavía no se ha aclarado que pasará con el yate en que pasaban las vacaciones familiares, ni sobre el uso  la casita utilizada en Madrid por la princesa germana, nos enteramos de lo del  pabellón de caza que se encargó y  construyo en tiempos del gobierno de Zapatero. En silencio se levantó este homenaje al contubernio administrativo contra el patrimonio y presupuesto público. De los bolsillos de los ciudadanos han salido más de tres millones de euros, más mantenimientos posteriores, para posibilitar el onanismo cinegético de los escogidos visitantes que acaben accediendo a tan tenebroso santuario.

Menos mal, dicen los que así lo entendieron, que en el discurso navideño   el monarca y familia se apuntaban a las conductas ejemplares. De momento ahí esta la hija que se ha solidarizado con los miles de jóvenes españoles que huyen de España para buscarse la vida. Con los hijos y el marido cargó las maletas, dejo la casita de Pedralbes y se instaló en Suiza. No con una beca Erasmus, sino esponsorizada por La Caixa, lo que cubre  los gastos corrientes. Los excepcionales siguen saliendo de los presupuestos del estado, de los que salen los de la familia Borbón.  Hay alguno que dice que esto del viaje no tiene nada que ver con lo del caso Noos, ni lo de Aizón, ni lo de las facturas, visas y más pequeñeces.  De todo esto y lo antes comentado ni una sola palabra.

Estoy de acuerdo con la necesidad de dar ejemplo con las conductas. Mi respeto y admiración por los jueces independientes, que también los hay.

LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s