A enemigo que huye……(Por Luis Chamarro)

Las críticas y preguntas que fueron realizadas por la señora Cámara, de IU, el pleno pasado provocaron las consabidas violentas reacciones de las alcaldesas y del dimitido, señor Redondo. Los demás, los otros, que estar estuvieron, no levantaron la mirada de la mesa. ¡! Que panorama!! puede que pensaran.

Dimitió Redondo el trece, y ese mismo día estaba nombrado el que deberá sustituirle al frente de la Policía Local. El nuevo segundo teniente de alcalde, el señor Pérez García, se sienta en un polvorín, el que día a día, año tras año, ha ido construyendo la desidia en el hacer de la señora López Partida. Este nombramiento  devuelve al señor Coba al tercer nivel de autoridad. Al menos sigue en el montacargas político, pensará.

¿Seguirá la cabeza del astado en el despacho del nuevo responsable de la policía? No consta que el dimitido, señor Redondo, diera instrucciones de quitarla antes de la espantada. Que no es de ahora, que llevaba meses sin bajar al ruedo de la gestión y el trabajo. Que solo pisaba plaza para descabellar dietas, al final alguna nómina.

Buen encierro para el debutante Pérez García, que tiene que empezar por lidiar al cabo expedientado-no expedientado, que anda correteando suelto de argumentos por el albero local, donde manifiesta bajo cualquier tendido que era la alcaldesa la que le ordenaba usar la tarjeta para llenar de gasolina los vehículos, ese asunto que tanto inflamó el ambiente y los medios.

La fiesta de San Blas trajo la traca final con el petardazo de la dimisión. Como decía, hubo preguntas y cabreo de los aludidos. Y nuevo escarnio institucional con la alcaldesa choteándose en silencio, dejando hacer y decir a su colega de retribuciones y compinche en la gestión, la judoka Villanueva, también contrarreportera gráfica desde su poltrona. Dos iguales para hoy, ayer y mañana.

No podía faltar la pifia discursiva de la señora López Partida. Dolida por la salida de su amigo ahora, el señor Redondo, cuando creyó que los puyazos críticos podían perder la manos al dimitido, pero presente, reclamó cortesía política con él. No se cortó, apeló a que “a enemigo que huye, bandeja de plata”. ¿En que estaría pensando? Quizás en aquello de iros a casa que os mandamos la pasta, y la vajilla, si es necesario, pero no incordiéis más que parece haberse dicho hace meses. La arquitecta, que sigue de baja, seguro que notará bastante mejoría con el conocimiento de lo ocurrido ahora.

Ni la bandeja, ni los cubiertos, aunque fueran de IKEA. Al enemigo, cuando se sabe que va a reorganizarse y va a combatir, no se le da respiro.  Y no es enemigo el cadáver político de Redondo, ni la titana de tatami y el mal aliento político, Villanueva, sino la que los contrató para esta legislatura. La madrina de la tuna de la gaviota de Valdemorillo. La que se da por aludida por las andanadas argumentales de algún miembro de la oposición. Es la señora alcaldesa, López Partida, la que es enemiga de la democracia municipal, de la institución y de la ciudadanía y sus derechos. Todo cuanto ha ocurrido, todo cuando está por aclararse nos sitúa en terrenos de confrontación social y política, pues contra ello nos rebelamos.

LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s