Notas de un pleno en Valdemorillo. (Por Luis Chamarro)

Como es habitual al pase de lista de nuevo ausente el señor Franco, cabeza de lista de Progresistas de Valdemorillo, la marca blanca del Partido Popular. Grupo ensalzado sin recato por la gobernanta local en sus últimos saraos plenarios. Beben las mismas aguas unos y otros.

Otra ausencia en la bancada corporativa ha sido las del dimitido, el taurino Redondo, toreador de reses muertas, que, asentado en el callejón, veía como su extraña pareja, la señora Villanueva, repetía formas en defensa del burdel político que corregenta.

Tomó posesión el nuevo concejal por la la lista de Pivalde, el señor   Navarro. Parece que hubieran querido que saltara a la arena política local otro de los anunciados en su día. Finalmente el nuevo prometió su cargo, se sentó y comenzó a levantar y bajar el brazo con cara de circunstancias. Así, desde el lunes no es más que otro que ha elegido sumarse a esa cuadrilla que conoce y favorece en contra del interés ciudadano. A la salida del pleno no compartió bebida y tertulia con sus nuevos colegas. De momento el vacío.

El Secretario y el Interventor accidental tuvieron un notable protagonismo en el pleno al ser requeridos por lo recogido en sendos escritos, que el ciudadano Luis Herranz ha pasado por Registro Municipal. La señora Cámara, de IU, les rogó explicaciones sobre los contenidos de los documentos citados. Estos funcionarios, piezas clave para la nefasta gestión de la señora López Partida y socios, hubieron de escuchar con las miradas fijas en la mesa o en el fondo de la sala hasta que unos breves balbuceos y quejas dejaron claro que habían entendido el fondo de la petición  pero que no estaban por la labor de aclarar nada. Tras esto el vómito argumental en escopeta por parte de las primera y segunda de alcaldía fue lo que puso el salón como cloaca atascada.

¡Nosotros pasamos, pero ellos permanecen! Fue la conclusión de la alcaldesa, que ellos tienen aprobada la oposición. Reclamó que las iras de la oposición recayeran sobre sus espaldas y que se dejaran tranquilos a los funcionarios. Javier Cano y Gustavo Benito siguieron callados y lívidos. Total para qué, ya queda menos para cobrar otra vez.

No podía olvidarme de otro momento lupanar habido en esta sesión. Cuando la segunda del negocio, la señora Villanueva, volvió a reventar manifestando su hartura por fotografiarla en sus actuaciones. Coreada por su extraña pareja, el dimitido taurino Redondo, y consentido por la gobernanta López, ambos me imputaron en voz alta intenciones sexuales masturbatorias en la recogida de imágenes. Este es el nivel, esto es Valdemorillo.

LCH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s